Desnudan deficiencias en el Registro Público de la Propiedad de Chiapas

jueves, 14 de agosto de 2014
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., (apro).- La documentación y la información electrónica que tiene bajo su resguardo el Registro Público de la Propiedad y de Comercio de esta entidad se encuentra en riesgo de perderse por deficiencias en su manejo y almacenamiento y fallas en los sistemas electrónicos. La alerta fue lanzada por el exdirector jurídico del Registro Público de la Propiedad del Distrito Federal, Aarón Gómez Orduña, luego de supervisar el funcionamiento del Registro en esta entidad. En su diagnóstico, el experto que tuvo a su cargo la modernización del Registro en el sexenio de Marcelo Ebrard Casaubón advierte que de no “atenderse con urgencia” las anomalías que presenta el Registro Público de Chiapas podrían perderse toda la información documental y electrónica de los últimos cuatro años al menos. Luego de analizar el funcionamiento de la oficina central ubicada en la 5ª. Norte Poniente de esta capital, que incluyó los sistemas hardware y software, de entrevistarse con el personal encargado de labores administrativas y de informática, entre otros funcionarios, encontró que actualmente el Registro Público opera con un sistema digital que permite realizar asientos electrónicos que no están firmados electrónicamente. Asimismo, que se realizó una migración-trascripción del contenido de las imágenes de una gran parte del acervo, sin que se tenga certeza de la cantidad transcrita. En su revisión, detectó también que el SITE sufrió una variación de voltaje que averió dispositivos de almacenamiento de datos (imágenes principalmente), que afortunadamente fueron recuperados, aunque debe apuntarse que no pueden ser respaldados ya que la unidad de copiado en cintas magnéticas nunca fue puesta en marcha. Además, el acervo se encuentra en un lugar con rutas bloqueadas de acceso y sin salida de emergencia, sin un control de seguridad, sin cámaras ni extintores. En su recorrido por las instalaciones advirtió también que personal que labora en áreas contiguas al acervo tiene encendidas veladoras aromáticas, que la unidad de hardware en la que radica el sistema registro electrónico (Sirec) no se encuentra respaldada y fue completamente incidental el hecho de que no se hubiera averiado con la variación de voltaje. De averiarse, dice, todos los registros de 2010 a la fecha no podrían recuperarse y darían lugar a la reposición registral de todos los asientos las operaciones realizadas en cuatro años. Tampoco se cuenta con el código fuente del SIREC, por lo que reprogramarlo sería prácticamente imposible, como lo ha sido para reponer los servicios remotos, como el de consulta de trámites vía internet; la capacidad del no-break fue insuficiente para sostener la operación del SITE; la planta de luz no funciona; el aire acondicionado del SITE genera humedad, lo cual pude resultar nocivo para el equipo; el cableado y sistema eléctrico no soportan la operación de la totalidad del edificio con todos los aires acondicionados prendidos, por lo que puede interrumpirse el suministro de energía al SITE, y la ubicación del Registro en un área de propensa a inundaciones pone en riesgo el acervo que se encuentra en desnivel de la planta baja. En cuanto al proceso registral, Aarón Gómez Orduña encontró que “no existe una base única de control de gestión”, que “el control de transmisión de documentos entre un servidor público y otro se hace a través de tarjetas escritas a mano”, además de que “el acervo digitalizado no fue firmado electrónicamente, no permite relacionarlos de manera segura con los asientos electrónicos que se generan, ni existe la posibilidad de firmarlos electrónicamente”. Entre otras irregularidades, dijo que el acceso a los equipos de cómputo se realiza a través de claves proporcionadas y administradas por la unidad de informática de manera y que el personal guarda las claves de operación en el sistema, por lo que se pueden recuperar con una operación informática de cortar-pegar. En su reporte, Gómez Orduña precisa que personal de informática es el que realiza correcciones tanto a los asientos como a las transcripciones que se hicieron de las partidas a solicitud simple del calificador a través de una nota escrita a mano o bien a partir de una llamada telefónica. Explica que la incidencia de solicitudes de rectificación sobre lo transcrito alcanza entre un 80% y un 90% del total de lo migrado, contra un 20% (considerado normal) de las solicitudes realizadas sobre los asientos electrónicos realizados en el sistema desde 2010. Lo peor es que se desconoce el número total de libros en el acervo; el total de partidas migradas y la ausencia de firma electrónica. En cuanto al personal, el experto encontró que más del 50% tiene la edad suficiente para el retiro, que los encargados del acervo trabaja en condiciones de humedad, ventilación y calor precarias y riesgosas, que la salida de emergencia está bloqueada por un escritorio y que no todo el personal cuenta con título de licenciado en derecho. Por todo ello, Gómezx Orduña recomendó atender de inmediato los puntos críticos porque de lo contrario los daños al acervo pueden ser irreversibles.

Comentarios