Frenan maestros inicio de clases en BC en reclamo de plazas y salarios

lunes, 18 de agosto de 2014
MEXICALI, B.C. (apro).- Maestros de las secciones 2 y 37 del SNTE suspendieron el inicio del ciclo escolar en la entidad, luego de que las autoridades incumplieron su palabra de entregarles 260 millones de pesos y la afectación de plazas pactadas en los niveles de educación básica. En la Plaza de los Tres Poderes de Mexicali, unos 6 mil maestros de esta capital y de las ciudades de Tijuana y Ensenada, realizaron una marcha y un mitin, en las que se pronunciaron en contra del gobierno del panista Francisco Vega de Lamadrid. A la protesta se sumaron contingentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y movimientos de jubilados que mantienen una postura crítica a la directiva magisterial, mientras que integrantes del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación se presentaron a sus centros laborales, pero sin impartir clases. Los planteles permanecieron cerrados a los estudiantes y padres de familia. Así, el paro magisterial dejó sin clases a 692 mil 756 alumnos de los niveles preescolar, primaria y secundaria de 3 mil 370 planteles, al sumarse a la protesta los 33 mil 12 docentes de los 50 mil trabajadores de la educación que existen en la entidad. El adeudo consiste en 60 millones de pesos de docentes que cubrieron interinatos en planteles del sistema federalizado, mientras que el pasivo del sistema estatal alcanza los 200 millones, de acuerdo con información proporcionada por los secretarios de las secciones 2 y 37, Rogelio Gudiño y Alberto Martínez, respectivamente, quienes dijeron estar abiertos al diálogo a partir de la base del pago de los adeudos. La estatal Secretaría de Educación y Bienestar Social dio a conocer que este lunes se empezó a erogar una nómina extraordinaria para el pago de interinos, además de precisar que de enero a julio se entregaron cheques por 101 millones de pesos para cubrir el rezago que proviene de la anterior administración. El dirigente del CNTE en la entidad, Marco Antonio Pacheco, explicó que se sumaron a la protesta porque esa organización sindical convocó en todo el país a suspender actividades de inicio del ciclo escolar, “no por los centavos que nos deben, no por las migajas, nosotros nos sumamos a esta manifestación para mostrar de nueva cuenta, y como lo vinimos haciendo desde hace un año, nuestro rechazo por la reforma educativa federal”. Pacheco sostuvo que los reclamos del SNTE derivan de la aplicación de la reforma educativa que “ellos mismos aprobaron. Los representantes sindicales nacionales y estatales y las autoridades educativas nos dijeron que la reforma educativa no iba afectar al maestro, pero aquí están los resultados: sí nos está afectando”. Luego de ello pidió a la sociedad civil sumarse a los maestros para rechazar las modificaciones constitucionales en materia educativa. “Nos podrán decir que no hay reversa, pero es muy distinto la promulgación y publicación de la reforma educativa a su aplicación”, alertó Pacheco, para enseguida señalar que, si se une el magisterio, no se aplicarán estos cambios que los afectan laboralmente. La unidad no es en torno a dirigencias del sindicato, aclaró, es en torno al gremio magisterial, a las bases. “Hoy las bases están despertando y tomando conciencia de que no ocupan un dirigente para luchar, no ocupamos del permiso de ningún dirigente, inspector o autoridad para manifestarnos, aunque hay riesgos que correr, pues habrá descuentos, pero más vale que nos descuenten un día o una semana pero que no perdamos el trabajo por dejar de luchar”. En tanto, el dirigente del Grupo Resissstencia Magisterial, Ignacio Gastélum, sostuvo que este movimiento magisterial arrancó con retraso, pues “debimos haberlo hecho desde hace más de un año, cuando se anunció la reforma educativa”. Después de afirmar que el problema en la entidad son los pagos atrasados, la incapacidad financiera para que se jubilen más de 2 mil maestros y el incumplimiento de pago a profesores interinos desde hace siete años, Gastélum se pronunció por resolver esos reclamos de manera unitaria, aunque advirtió que el problema de fondo es la reforma educativa. Es por esas razones que convocó a vertebrar una lucha unida ante la posibilidad que la reforma acabe con los sindicatos. “Esta lucha es correcta, atrasada pero correcta, aunque estamos obligados a ir al fondo”, indicó.

Comentarios