Golpean y detienen a mayas que protestaban contra alzas al servicio de agua

miércoles, 20 de agosto de 2014
CANCÚN, Q. Roo (apro).- Granaderos desalojaron violentamente a unas 150 personas que mantenían un bloqueo en las oficinas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) como protesta por el incremento de tarifas de la paraestatal y la colocación de medidores. En el operativo, realizado en el parque central de Felipe Carrillo Puerto, fueron detenidos alrededor de 40 manifestantes, incluidas personas ajenas a la protesta que sólo tomaron fotos y videos de la ofensiva de los granaderos contra los activistas. Nueve personas permanecieron arrestadas –entre ellas Marisol Ceja, integrante del Congreso Nacional Ciudadano-- y remitidas al misterio público. El bloqueo se dio luego de que el pasado lunes 18, Alfredo Esquivel y Cab y Teresita Brito Piña, dirigentes del Consejo de Colonias Populares (Cocopo) de Felipe Carrillo Puerto, fueron detenidos. Este miércoles, luego del zafarrancho con los granaderos, los manifestantes acordaron retirarse de las oficinas de la CAPA, donde mantenían un bloqueo desde el pasado 11 de agosto. Por la noche, una comisión de integrantes del Cocopo se reunió con el presidente municipal, Gabriel Tadeo Carballo, y aceptó los términos para despejar el acceso a las oficinas de la CAPA. Sin embargo, solicitó la presencia de un notario para verificar que no había afectaciones a las instalaciones de la paraestatal, situación que aceptó el edil. Antes del desalojo, al lugar llegaron la subprocuradora de Justicia de la Zona Centro, Blanca Imelda Ávila; el gerente local de la CAPA, Fernando Serrano Trujillo, y el director de la Policía Municipal, Gerardo González, protegidos por los granaderos. Los funcionarios dieron un plazo de 10 minutos a los manifestantes para desalojar el acceso de la paraestatal. Éstos se replegaron al parque, a unos metros de la sede de la CAPA, y gritaron consignas contra el gobernador, Roberto Borge, y el alcalde Tadeo Carballo. De repente, un hombre vestido de rojo, a quien los manifestantes acusaron de ser infiltrado de la policía, empezó a insultar a los granaderos y empujó a uno de ellos. Entonces empezó el enfrentamiento y fueron arrestados el provocador y uno de los integrantes del Cocopo. Los granaderos se replegaron hacia el Palacio Municipal, pero cuando se encontraban a unos metros del inmueble, regresaron y arremetieron contra los manifestantes. Luego, golpearon y detuvieron sin distinción a mujeres y niños; incluso, a personas que no participaban en la manifestación, entre ellos Julkín Chablé, hijo del exregidor y promotor cultural, Carlos Chablé. Algunos policías se abalanzaron contra las personas que tomaban fotografías y videos a través de su celular. “Había una consigna por detener a los que grababan en su celular”, dijo Carlos Chablé. De acuerdo con los activistas, en el operativo fueron detenidas unas 40 personas. El dirigente municipal de Morena, José Luis María Chacón Chablé afirmó que no había motivo para la represión pues ya había un acuerdo. “Todo estaba planeado para reprimir a la gente”, acusó. La versión gubernamental Francisco Rosado Ruiz, vocero del gobierno de Quintana Roo envió a esta redacción una carta con la versión oficial de los hechos. Aclara que "en todo momento, desde el comienzo del bloqueo, las autoridades de la CAPA y municipales privilegiaron el diálogo para evitar que continuara la obstrucción a las instalaciones. "La detención de menores de edad y decenas de personas, es falso. La Procuraduría de Justicia del Estado nos confirmó que no hay menores detenidos. "Anoche, poco antes de la medianoche, funcionarios de la CAPA, previo acuerdo con una comisión representativa de los manifestantes, ingresaron a las instalaciones para constatar su buen estado, el del sistema de cómputo y de la documentación oficial que allí se guardaba. Unas horas después, alrededor de las 3:30 a.m., cuando se retiraban de las instalaciones, fueron agredidos con piedras y palos por los manifestantes, por lo que intervino la Policía Municipal, que detuvo en flagrancia a 9 personas, 2 mujeres y 7 varones, quienes fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público. "El Departamento Jurídico de la CAPA ya interpuso una denuncia contra los agresores por lesiones, ultrajes a la autoridad y motín. "Es importante precisar que algunos de los detenidos, quienes ya comenzaron a rendir declaración ante el Ministerio Público, reconocen que fueron manipulados, auspiciados por intereses políticos. Incluso, la mayoría admitió que no vive en Felipe Carrillo Puerto y que los contrató una persona de nombre Pedro Celestino Canché Herrera para obstruir el acceso a las oficinas de la CAPA. "Marisol Ceja Gálvez, una de las de detenidas, confirmó que forma parte del Partido Morena y del Congreso Ciudadano y que fue contactada por Canché Herrera, quien se autodenomina periodista internacional y activista del Movimiento Nacional Ciudadano, quien paga los pasajes y estancia de gente de Playa del Carmen, Cancún, Holbox y Tulum que participaba en el bloqueo. "Entre los detenidos también está José David Cauich Adrián, vecino de Cancún, Benito Juárez, donde ocupa el cargo de “secretario de jóvenes” de Morena. Su abogado es hermano del también abogado Omar Sánchez Cutis, quien dirigía originalmente el movimiento. Con él se acordó, como representante legal, la entrega de las oficinas y, a fin de cuentas, se retiró, dejando solos a los manifestantes, lo que pone de manifiesto, y juzgue usted el tema, la manipulación política con fines electorales y la intervención partidista que deslegitima y violenta lo que debería ser un movimiento pacífico. "Con su negativa a dialogar y el bloqueo total del acceso a las instalaciones, los manifestantes amenazaban la prestación del servicio a más de 17 mil personas a las que se abastece del vital liquido. Apenas hace un par de días personal de la CAPA acudió, de nueva cuenta, a explicarles la importancia de permitir el acceso a las oficinas para realizar el pago a la CFE por el consumo de energía eléctrica de los equipos de bombeo. La argumentación fue rechazada, poniendo en riesgo el suministro de agua en esta ciudad y 75 comunidades del área rural. "Le preciso que el señalamiento de lujo de violencia en el “desalojo” es una suposición o interpretación del reportero, como lo es el señalar que “un sujeto vestido de rojo que los manifestantes identificaron como un infiltrado de la policía, insultó a los granaderos y empujó a uno de ellos”. Esa persona participó en el bloqueo desde el comienzo de la protesta. "Reitero que el Gobierno del Estado garantiza respeto absoluto a la ley, a los individuos, a su derecho de manifestación pacífica y garantiza también el orden, la paz social y el derecho de todos los ciudadanos cuando alguien actúe fuera de la ley", concluye.

Comentarios