La Universidad de Colima cuenta con dos sindicatos legalmente reconocidos

jueves, 21 de agosto de 2014
COLIMA, Col. (apro).- Por primera vez en su historia, la Universidad de Colima cuenta con dos sindicatos formalmente constituidos, luego de que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) entregó —de manera condicionada— la toma de nota al Sindicato Independiente de Trabajadores Universitarios (SITU). Encabezada por el catedrático José Miguel Rodríguez Reyes, la nueva organización laboral se integra con participantes del movimiento que en mayo y junio pasados, demandó transparencia en el manejo de los recursos del fondo de pensiones de la institución educativa, con diversas movilizaciones y una huelga de hambre protagonizada por ocho académicos. Durante sus primeras cuatro décadas de existencia, la casa de estudios careció de agrupación sindical, y fue hasta 1980 cuando se fundó el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC), promovido por el entonces rector, Jorge Humberto Silva Ochoa. El SITU, registrado con el número PP-RS-02/2014, “es el primer sindicato creado desde las bases de los trabajadores universitarios”, dijo Rodríguez Reyes. Sin embargo, el sindicato interpuso un juicio de amparo contra la JLCA porque el condicionamiento de la toma de nota implicaba la realización de un recuento de trabajadores, para que éstos se identifiquen y expresen su voluntad de formar parte del organismo sindical, diligencia que fue considerada ilegal por Rodríguez Reyes. Por lo tanto, los trabajadores, asesorados jurídicamente por el abogado Víctor Calleja, impidieron al personal de la Junta la realización del recuento, pues lo que pretenden confirmar “ya fue acreditado con los recibos de nómina y las firmas de cada uno de nosotros desde el momento en que se solicitó la toma de nota; ahora si ellos creen que algún documento es falsificado, que investiguen”, indicó José Miguel Rodríguez. En conferencia de prensa, el dirigente sindical estimó que se trata de una táctica dilatoria de la JLCA —dependiente del gobierno estatal— y la rectoría de la Universidad de Colima, con la pretensión de obstaculizar al nuevo sindicato. Por una parte, expuso, la Junta esperó hasta el último momento del plazo legal de 60 días para la entrega de la toma de nota, en tanto que las autoridades universitarias, como consecuencia del movimiento de la huelga de hambre y después de la formación del nuevo sindicato, cancelaron arbitrariamente las horas de clase a varios de los integrantes del SITU, quienes interpusieron demandas laborales contra la institución. Bajo estas circunstancias, añadió Rodríguez, un recuento de trabajadores podría obligar al sindicato a iniciar de nuevo el procedimiento de registro, pues la JLCA también tiene considerado solicitar a la parte patronal que valide que todos son trabajadores en activo. Además, argumentó que esa diligencia no es obligatoria en este caso ni se ajusta a las causales consideradas en la Ley Federal del Trabajo. En el acto de presentación del organismo sindical, José Miguel Rodríguez Reyes, profesor de la Facultad de Lenguas Extranjeras, estuvo acompañado por Leonardo Gutiérrez Chávez, quien en marzo pasado fue depuesto como dirigente del SUTUC por presuntas presiones de la rectoría, luego de que desde esa posición ventiló presuntas irregularidades en el manejo del Fondo Social de Apoyo al Pensionado (Fosap). Rodríguez anunció que entre las primeras actividades del SITU, además de la defensa de los profesores despedidos, se encuentra programada una campaña de afiliación de trabajadores, tanto de actuales miembros del SUTUC como de empleados que indebidamente han sido ubicados por la parte patronal como “de confianza”. También buscará una explicación sobre presuntas anomalías en las deducciones realizadas por la rectoría en los recibos de nómina de los trabajadores, dado que en los últimos meses apareció un nuevo concepto que no ha sido aclarado.

Comentarios