Familiares de psiquiatra acusado de crimen exigen su liberación

martes, 26 de agosto de 2014
MÉRIDA, Yuc. (apro).- Familiares y amigos del presidente del Colegio de Psiquiatría de Yucatán, Enrique Lara González, uno de los dos médicos implicados en el homicidio de su colega Felipe Triay Peniche, realizaron una manifestación frente al Palacio de Gobierno para exigir su liberación. Encabezados por la esposa, Carla Wilema Vivas Vázquez, encargada del área jurídica de la Sección 67 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa), los manifestantes exhibieron un boleto de autobús como prueba de que el día del crimen Lara González se encontraba en Cozumel, en un viaje de trabajo. Asimismo, denunciaron que la detención del galeno –que ocurrió el sábado 23 cuando viajaba en su vehículo particular junto con su familia por la carretera Mérida-Conkal, y no el lunes pasado– fue “ilegal y arbitraria”, porque durante seis horas, la policía retuvo incomunicados a su esposa y sus dos hijos, de dos y siete años, en una unidad de la Fiscalía General del Estado (FGE). Vivas Vázquez definió a Lara González como “un hombre triunfador, con una reputación intachable, buen padre de familia, esposo magnífico, amigo sin igual, una persona amable, un médico responsable” y sostuvo: “él nunca le haría daño a nadie”. La mujer insinuó que su pareja es víctima de una confabulación para implicarlo en este crimen por “envidia” –dijo– sin señalar a alguien en particular. Vivas Vázquez solicitó una audiencia con el gobernador Rolando Zapata Bello pero sólo fue atendida por el subsecretario de Gobierno, Carlos Sobrino Argáez. “Ahora sólo creo en la justicia divina y no en la de Yucatán”, dijo al salir, y advirtió que continuarán las manifestaciones de apoyo a su esposo. En el homicidio de Triay Peniche también está involucrado el director de la Unidad de Psiquiatría de la Clínica T1 del IMSS, Pablo Santos García Gutiérrez. Los dos son acusados de homicidio calificado y el lunes pasado tuvieron su primera audiencia de imputación en la sala 3 del Centro de Justicia Oral de Mérida (CJOM). Ambos estuvieron representados por la defensores de oficio, aunque luego fueron sustituidos por abogados particulares. En el caso de García Gutiérrez la defensa quedó a cargo de su padre, quien se identificó como abogado. Triay Peniche fue asesinado el pasado 16 de agosto en el departamento de García Gutiérrez ubicado en la colonia García Ginerés de esta ciudad. El cadáver fue desmembrado y conservado en hielo en ese sitio. Cinco días después fue abandonado dentro de su camioneta en el estacionamiento de un supermercado en la colonia Ciudad Caucel. En la audiencia, ante Luis Edwin Mugarte Guerrero, juez Segundo de control del primer departamento judicial del estado con sede en esta capital, los acusados se reservaron su derecho a declarar y solicitaron un ampliación del término para la definición de su situación jurídica por lo que las diligencias se reanudarán este miércoles 27. Sin embargo, Lara González afirmó que su detención se dio en modo y tiempo diferentes a los señalados por la Fiscalía, y denunció además que fue violentado en sus derechos, pues su arresto se dio “de forma arbitraria” el sábado pasado cuando se encontraba a bordo de su vehículo particular con su familia. Según su dicho, al momento de su detención sólo le dijeron que estaba acusado por lesionar a un servidor público y fue incomunicado. Por su parte, García Gutiérrez, quien presenta golpes en el ojo derecho, primero dijo estar de acuerdo con lo establecido por los fiscales sobre la forma en que fue detenido, pero después se contradijo. Indicó que la noche del pasado viernes 22 de agosto fue detenido por personas no identificadas quienes lo golpearon. Dijo además que fue torturado y que no le brindaron atención médica para atender sus heridas. Su versión fue rebatida por los fiscales, quienes afirmaron que ya obraba una carpeta de investigación sobre el acusado a raíz de que fue detenido el sábado pasado en la colonia Maya de esta ciudad por conducir con exceso de velocidad. Según los fiscales, al darle alcance los oficiales de tránsito notaron las lesiones que hoy presenta en la cara. Además, señalaron, agredió a los uniformados con un arma blanca”. De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía General del estado el asesinato de Triay Peniche ocurrió hace 15 días luego de una convención de médicos psiquiatras que tuvo lugar en esta ciudad y el móvil fue eliminarlo de la competencia por un importante cargo que la víctima estaba por recibir.

Comentarios