La Profepa denuncia a policías que arrojaron al mar huevos de tortuga

viernes, 29 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) presentó una denuncia penal ante Ministerio Público contra los dos policías adscritos a la Dirección de Seguridad Pública de Manzanillo, Colima, que arrojaron al mar huevos de tortuga. Se trata de Arturo Barajas Hernández y Humberto Ramírez Muñoz; ambos serán juzgados por incurrir en delitos contra la biodiversidad. Los dos uniformados fueron detenidos inmediatamente después de que se viralizó el video en el que se les ve lanzando los huevos de tortuga al mar. En el video, grabado por un turista, se aprecia a los uniformados inclinados, recogiendo de entre la arena de la playa los huevos de un nido aparentemente descubierto por el oleaje. Se escucha al que parece ser el jefe diciéndole a su compañero: “tíralos”, y éste los arroja al agua. El video, con apenas un minuto y seis segundos de duración, muestra cuando el turista se acerca y pregunta al supuesto jefe policiaco, quien porta un radio si una tortuga desovó en ese lugar, y éste contesta que sí, que eso fue hace varios días. Cuando se da cuenta que está siendo grabado, el agente le pregunta al turista para qué lo hace. —Para subirlo al face, todo se sube ahorita al face —contesta. —No, jefe, bórrelo —le ordena el policía. El turista responde que no lo va a borrar, y ante la insistencia del uniformado, quien añade un “por favor”, le replica que es un lugar público y no tiene por qué darle explicaciones, reiterándole que subirá la grabación a la red social Facebook. —¿En qué trabajas? —inquiere el policía. —¿Cuál es tu problema, hermano? No estoy haciendo nada malo, es un área pública —responde aquel. Entonces el elemento policíaco le advierte al turista: “Te voy a llevar detenido si no borras ese video”. Pero, lejos de intimidarse, éste le responde con un reto: “¿Me vas a llevar detenido? Te estoy filmando. A ver llévame detenido. No estoy haciendo nada malo. Estoy con mi esposa, vengo de turista. No voy a borrar nada”. El Código Penal Federal estipula en su Artículo 420, Fracción IV, que quien capture, dañe o prive de la vida a algún ejemplar de tortuga o mamífero marino, o recolecte o almacene cualquier forma de sus productos o subproductos, se le impondrá una pena de uno a nueve años de prisión, así como una multa de 300 a 3 mil días de salario mínimo vigente. La Profepa informó que corresponderá al Ministerio Público Federal llevar a cabo la integración de la indagatoria y determinar lo conducente respecto de los dos policías que arrojaron los huevos de tortuga al mar. Las siete especies de tortugas marinas que arriban a las costas de nuestro país están protegidas por la legislación ambiental mexicana, a través de la NOM-059-SEMARNAT-2010, por lo que cualquier tipo de aprovechamiento, venta o consumo de ellas constituye un delito federal.

Comentarios