Suspenden audiencia de formulación de cargos contra exfuncionario por caso Aeroshow

viernes, 29 de agosto de 2014
Chihuahua, Chih., (apro).- La Fiscalía General del Estado suspendió la audiencia de formulación de cargos contra el exsubdirector de Gobernación  de este municipio, Javier Torres Cardona, por la tragedia registrada en el evento Demolition Show en el que perdieron la vida nueve personas y 100 más resultaron lesionadas en octubre de 2013. La causa: no estuvo localizable el imputado, quien en la administración de José Reyes Baeza fungió como secretario de Seguridad Pública. En la recomendación que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) –número 2/2013/7050/Q—emitió sobre el caso, pidió a la Fiscalía investigar la presunta responsabilidad de Torres Cardona y cinco exfuncionarios municipales más, entre ellos el exalcalde Marco Adán Quezada Martínez y el exsecretario del Ayuntamiento, Fernando Rodríguez García. De la indagatoria realizada por la CNDH, se desprendió que  Torres Cardona aprobó sin control ni supervisión el permiso para venta de alcohol en el espectáculo. Como resultado de su indagatoria, la CNDH pidió al gobernador César Duarte Jáquez que formulara la denuncia de hechos ante la Fiscalía General y ante la Subdirección de Asuntos Internos del Ayuntamiento de Chihuahua, para que determine las responsabilidades de los servidores públicos que intervinieron. Además, encontró irregularidades graves en los convenios y los dos adéndum que el Ayuntamiento otorgó a la asociación Eventos Extremos de Chihuahua por más de 17 millones de pesos. A pesar de tales recomendaciones, hasta ahora sólo exservidores públicos enfrentan proceso penal por la tragedia ocurrida el 5d e octubre de 201. Se trata de Guillermo Ávila Olivas, excoordinador de Bomberos y Protección Civil, y José Manuel Domínguez Castillo, exsubcoordinador de Protección Civil del Ayuntamiento. El espectáculo Demolition Show se realizó dentro del festival Extremo Aeroshow 2013 y consistía en ejecutar maniobras con camionetas conocidas como Monster Truck. Cuando  el conductor realizó el segundo salto el vehículo se elevó a una altura considerable y rebotó; en la maniobra, el conductor se golpeó en la cabeza  con el tubular izquierdo del interior de la cabina, perdió el conocimiento y, en consecuencia,  el control del vehículo, por lo que  arrolló a varios espectadores que se encontraban a una distancia aproximada de 23 metros sin ningún tipo de barrera o protección que los separara de la pista. El Monster cayó sobre ellos y en el percance perdieron la vida nueve personas, cuatro de ellos menores de 6 a 12 años. También un centenar de personas resultaron heridas, pero solo 58 presentaron querella.

Comentarios