Prepa ofrecida por Peña, paralizada por falta de luz, agua y maestros

lunes, 1 de septiembre de 2014
GUANAJUATO, Gto. (apro).- Sin servicio de energía eléctrica, agua potable y maestros, los 225 alumnos inscritos en la escuela preparatoria pública que se construyó en esta capital –como parte de los compromisos que contrajo el presidente Enrique Peña Nieto durante su campaña–, no han podido iniciar el ciclo escolar. Los cinco grupos, cada uno de 45 alumnos, tendrían que haber comenzado a tomar clases desde el pasado 25 de agosto. Sin embargo, eso no fue posible, según las explicaciones que dio la delegada de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Margarita Arenas, porque todavía no concluye el proceso de selección de la plantilla de profesores que impartirá las distintas materias en ese plantel. “No es un problema de recursos, sino del proceso de selección de maestros”, precisó Arenas. Sin embargo, la delegada de la SEP admitió que tenía conocimiento de que el edificio que alberga a la preparatoria aún no cuenta con energía eléctrica. Y en virtud de que tampoco se ha formalizado el abastecimiento de agua potable por tubería, ésta es entregada a través de pipas del Sistema Municipal de Agua Potable (Simapag), informó a la delegada la regidora Avelina Aguilar, responsable del proyecto. La sede de la nueva preparatoria –una de las cuatro escuelas de nivel medio superior que ofreció Peña Nieto para el estado– tuvo un costo de aproximadamente 80 millones de pesos y fue edificada en un predio donado por el municipio. Hace un año, cuando se anunció la construcción, la regidora Avelina Aguilar señaló que había el propósito de instalar dos aulas provisionales para iniciar las clases en lo que se construía el edificio, pero finalmente se tomó la decisión de esperar hasta el presente ciclo escolar, a fin de que ya se contara con el inmueble y “no caer en la improvisación”. Este lunes, mientras Peña Nieto entregaba su Segundo Informe de Gobierno, los alumnos de la nueva preparatoria se presentaron en el inmueble, ubicado en el camino a Cervera y a la que se accede por un tramo que no está pavimentado. No obstante, quienes se encontraban en el lugar les informaron que aún no hay maestros, pero que en cuanto ello ocurra se los harán saber a través del correo electrónico. Hace dos meses se conoció que un camino de poco más de 16 kilómetros, que va del Mineral de Valenciana al monumento al Cubilete –otro de los compromisos de campaña de Peña Nieto–, fue inaugurado en marzo pasado, pero a estas alturas ya presenta grietas y deslaves. Esa carretera, construida por una empresa poblana, tuvo un costo de 122 millones de pesos. Sin embargo, la obra no fue intervenida por esa constructora para reparar las fallas, sino por organismos de obra pública en el estado.

Comentarios