Exigen vecinos a Moreno Valle que detenga obras de "modernización" de parque

domingo, 28 de septiembre de 2014
PUEBLA, Pue. (proceso.com.mx).- Al grito de “Árboles sí, cemento no”, decenas de vecinos marcharon alrededor del Parque Ecológico Revolución Mexicana para exigir al gobernador Rafael Moreno que detenga las obras que pretende llevar a cabo en este paseo. Los manifestantes exigieron al gobierno del estado que desista de su proyecto de reducir áreas verdes del parque para colocar canchas deportivas y puestos comerciales. Además, exigieron mantener la tela ciclónica que circunda el perímetro y que el gobierno estatal pretende cambiar por una reja verde, similar a la que colocó en otros paseos públicos como el del Arte, los Fuertes y el Metropolitano. En el recorrido, los participantes en la marcha portaban mantas en las pedían a los poblanos sumarse a la defensa del parque. Los vecinos que transitaban en carros por las calles expresaban su apoyo a la causa con gritos y haciendo sonar el claxon. En una reunión que tuvieron el viernes con representantes del gobierno estatal, los vecinos también rechazaron la privatización del aviario que se encuentra en el interior del parque y pidieron que se mantenga al frente de este lugar al pajarero Martín Camacho, quien lo edificó y cuidó durante 23 años. El enviado del gobierno, Omar Álvarez Arronte, aseguró a los inconformes que, en respuesta a sus reclamos, el proyecto fue modificado y ya no incluiría la tirolesa, la cafetería ni el restaurante. Otro funcionario dijo que hasta ahora los 44 locales comerciales que se pretende construir dentro del paseo, están suspendidos, pero no cancelados, igual que el puente para conectar la ciclovía con el parque. Los usuarios del parque dejaron en claro que están de acuerdo en la reforestación y el mantenimiento de las instalaciones ya existentes, pero que no permitirán que se derriben árboles para ampliar zonas de cemento, como los locales comerciales y las canchas de usos múltiples. También explicaron que la reja que pretende colocar el gobierno es sólo un “negocio” que afectaría el paisaje verde que por años ha representado este parque para los que viven y transitan por esa zona. Los inconformes con las obras, en las que el gobierno pretende invertir 84 millones de pesos, exigieron la salida de máquinas del lugar, así como su reapertura para que vuelva a ser punto de reunión de deportistas y familias. Los representantes del gobierno sostuvieron que hasta ahora se han derribado 40 árboles, pero aseguraron que reforestarán el lugar con 50 mil plantas más.

Comentarios