Marchan contra proyectos mineros ilegales en Chiapas

viernes, 16 de enero de 2015
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., (apro).- En la región del Soconusco, donde una de cada tres hectáreas está concesionada a la industria minera, habitantes de la región efectuaron una manifestación para exigir a los tres niveles de gobierno respeto a su territorio. Los manifestantes marcharon por las calles principales del municipio que forma parte de la reserva ecológica La Encrucijada y sostuvieron que la industria minera constituye una amenaza para el ecosistema y la salud de los habitantes de la región. “Los empresarios dueños de la concesiones son unos depredadores que pretende despojarnos de nuestros territorios, acabar con nuestros recursos naturales, con nuestros recursos hídricos y con la salud humana”, denunció Romeo García Cortés. Además, detalló que la empresa minera china Honour Up Trading tiene la concesión del proyecto "La Joya", mediante el cual afectarán los ejidos de Independencia, El Triunfo, Jalapa, Unión Jamaica y San Juan Panamá, todos ellos del municipio de Escuintla, de donde proyectan extraer fierro, titanio y todo mineral disponible en el subsuelo. La empresa china está representada en Chiapas por Tristán Canales Reina, quien a su vez es el operador de la mina “Cristina”, ubicada en el ejido La Libertad Acacoyagua; otra en ejido Emiliano Zapata, municipio de Acacoyagua, y la mina “El Joval”, en el ejido Los Cacaos de Acacoyagua. Otras explotaciones mineras que amenazan la región es la que extrae titanio en el ejido Nueva Francia, operada por Obras y proyectos Mazapa SA, cuyo representante es Héctor Silva. Habitantes del lugar lograron clausurar este filón, “ya que al igual que las demás operaba de manera clandestina, pues las concesiones fueron otorgadas con fines de exploración, y estos depredadores ya las tienen en etapa de explotación y comercialización, por lo cual muchos cargamentos de minerales han sido sacados de contrabando, así como el centro de acopio Cobalto SA de CV, que opera de manera clandestina en el ejido El Pataste de Acapetahua, a escasos 300 metros del río Cacaluta”. Los inconformes reiteraron que continuarán clausurando e impidiendo la operación de las minas que actualmente operan en la clandestinidad.