Carta del general Gallardo, detonante de la crisis de Morena en Colima

jueves, 22 de enero de 2015
COLIMA, Col. (apro).- El conflicto interno en el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en esta entidad se empezó a gestar desde noviembre pasado, pero las divergencias salieron a la luz pública el pasado fin de semana, luego del nombramiento del general José Francisco Gallardo Rodríguez como único precandidato a la gubernatura. El pasado 16 de noviembre, en un oficio enviado al presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena, Martí Batres Guadarrama, el general Gallardo expuso su inconformidad por el desempeño del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) presidido por Vladimir Parra Barragán. El militar retirado, a quien Andrés Manuel López Obrador presentó en mayo pasado como “promotor estatal de la soberanía nacional en el estado de Colima”, acusó a Parra Barragán de haber hecho de Morena “un coto de poder particular su partido, que responde a intereses personales y de grupo (…), contraviniendo los estatutos y principios en los que se fundó Morena”. El documento, cuya copia obtuvo Apro, también fue remitido a López Obrador y otros integrantes de la dirigencia nacional, así como a la Comisión de Honor y Justicia y a la diputada federal Loretta Ortiz Ahlf, enlace del CEN. En su carta, el general Gallardo aseguró que el manejo de Morena en Colima “ha provocado inconformidad, incertidumbre y divisiones entre los integrantes en las instancias de dirección estatal y municipal, así como entre los Promotores de la Soberanía Nacional (PSN), más de la mitad de los cuales pertenecen a la estructura del partido”. Calificó como “un desvío de poder” el uso del partido y de los estatutos “para un fin distinto para el que fueron concebidos, realizando actos con apariencia legal, como las asambleas ad hoc para remover a compañeros de las posiciones dentro de los comités municipales y dárselas a otros”, así como “simular” el cumplimiento de los acuerdos provenientes del CEN y las resoluciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Gallardo también expuso que el presidente estatal no permite a los PSN acercarse a la población para formar comités y sumar simpatizantes, ya que “se tiene que tener la anuencia específicamente de él, a riesgo de conseguir su enemistad y ser calificado como desleal, traidor y estar formando una estructura paralela a Morena”. Entre las “víctimas de este linchamiento”, el militar retirado citó los casos de Agustín Díaz Torrejón, del municipio de Colima; Rosa Evelia Villarruel Figueroa, secretaria estatal de Mujeres, y Carlos Escalante Oseguera, secretario de la Diversidad Sexual. Reveló que en una reunión improvisada en las instalaciones de Morena, Vladimir Parra lo amenazó diciéndole que “podría perder el consenso” si continuaba apoyando a los PSN que trabajan por iniciativa propia. También “existe la acusación de que he recibido dinero ‘a carretadas’ para mi campaña” por parte de Agustín Díaz Torrejón, por lo que “esta imputación genera un ambiente de intriga que ha paralizado los trabajos dentro de Morena”, abundó. Otra de las acusaciones de Gallardo contra el dirigente estatal de Morena va en el sentido de que éste “repudia a ultranza cualquier intervención del Comité Ejecutivo Nacional” y ha desconocido a los representantes de este último. Narró que durante la asamblea realizada en días recientes a raíz de la visita al CEE de la secretaria general del CEN, Bertha Elena Luján Uranga, “se profirieron en el pleno injurias” en contra de López Obrador. Con base en esos y otros señalamientos, Gallardo Rodríguez solicitó que el CEN y la Comisión Nacional de Honor y Justicia “tomen las medidas necesarias para llevar a buen término el encargo que me fue conferido a propuesta del mismo Comité Estatal Electoral de Colima y ganar las elecciones de 2015”. Advirtió: “Concebir y conducir una contienda electoral es complicado, pero será más difícil llevar a cabo los trabajos en la situación en la que se encuentra actualmente la dirigencia estatal, ya que Vladimir Parra Barragán hizo de Morena su propio partido, se ha dedicado a entorpecer y sabotear el trabajo de los PSN y algunos comités municipales, y provocado un ambiente de intriga”. El conflicto interno en Morena se conoció públicamente después de que la Comisión Nacional de Elecciones dio a conocer a través de la página de Internet del partido, el pasado viernes 16, que el único precandidato a la gubernatura aprobado es el general Gallardo, por lo que fueron descartados el exdirigente sindical universitario Leonardo Gutiérrez Chávez y el agroproductor Gonzalo Castañeda Bazavilbazo. Al día siguiente la dirigencia y el consejo estatales emitieron un boletín de prensa en el que exigieron clarificar los criterios que motivaron la exclusión de los dos últimos aspirantes, y se pronunciaron a favor de un proceso democrático para la selección de candidato a la gubernatura, situación que hasta ahora mantiene enfrentadas a las partes.

Comentarios