El matrimonio sin hijos no tendrá validez para la Iglesia: obispo de San Cristóbal

miércoles, 28 de enero de 2015
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., (apro).- El obispo de San Cristóbal de Las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, afirmó que para la Iglesia católica no tendrán validez aquellos matrimonios de parejas que decidan no tener hijos, “aunque se casen ante el obispo o el Papa”. En el mensaje que envía cada miércoles a los medios, el obispo destacó que causó mucho revuelo lo que dijo el Papa Francisco a los periodistas en su viaje de regreso de Filipinas a Roma, el domingo 18, en relación al número de hijos que una familia debería tener. Resaltó que la prensa sólo tomó la primera parte de la afirmación del Papa (“Algunos creen --perdonadme la palabra-- que para ser buenos católicos debemos ser como conejos. ¡No! Paternidad responsable. Esto está claro”), pero con ello, agregó, quienes abogan por una total reducción de la natalidad se sintieron aprobados y confirmados en sus tesis, por lo que propuso analizar el pensamiento completo de Francisco al respecto. Antes de esa frase de los “conejos”, dijo, el pasado 28 de diciembre el Papa expresó que la presencia de las familias numerosas “es una esperanza para la sociedad”. Y así como es verdad que algunos esposos han tenido muchos hijos, formando familias numerosas que son una bendición, también es cierto que algunos lo hicieron en forma irresponsable, no sólo porque no tenían suficientes recursos económicos para sostenerlos y educarlos, sino porque muchas veces faltaba la presencia responsable del padre, y la madre tenía que desvivirse por los hijos, sin tomar en cuenta su salud y su descanso, precisó el obispo. Explicó que lo más frecuente hoy no son familias numerosas, sino todo lo contrario, porque ahora sólo quieren tener dos hijos y cuando mucho tres. “Hay jóvenes que quieren casarse, incluso por la Iglesia, pero no tener hijos, con lo cual hacen nulo el matrimonio desde el inicio. No vale su casamiento, ni aunque se casen ante el obispo o el Papa. No quieren tener hijos para no perder su libertad, sus comodidades, sus viajes, su disponibilidad económica, sus vacaciones. Tienen el corazón cerrado sobre sí mismos, y lo que van a cosechar es su propia soledad”, sentenció. Añadió: “Yo vengo de una familia no muy numerosa, pero sí amplia: fuimos siete hermanos y hermanas. Los he disfrutado mucho, tanto en las alegrías como en las penas. Sufrimos limitaciones, pues no venimos de una familia rica, pero nos ayudamos unos a otros y nunca nos sentimos solos”. El obispo animó a los jóvenes a casarse por la Iglesia, para que Dios bendiga su matrimonio y gocen de una necesaria estabilidad, y les pidió decidirse a tener los hijos que responsablemente puedan sostener y educar. “No sean egoístas, den vida con generosidad y disfrutarán mucho su maternidad y paternidad”, concluyó.