Denuncian a locutora por hostigar a víctima de violencia intrafamiliar

viernes, 30 de enero de 2015
PUEBLA, Pue., (apro).- La conductora de radio Exa-Puebla, Nay Salvatori, fue acusada en la Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) por haberse hecho pasar por una doctora del Seguro Social para acosar al aire a una mujer víctima de violencia intrafamiliar. El caso, que ha generado controversia en las redes sociales de Puebla, fue presentado ante el Conapred por la periodista Mely Arellano y la activista Marjorie Blanc en contra de Salvatori, quien además de ser una popular locutora radiofónica local, es conductora de TV Azteca. El 26 de enero, en el segmento llamado “El Pastelazo” dentro del programa radiofónico “Está carbón”, que se transmite por Exa Puebla, Salvatori hizo una llamada a una mujer que había sido golpeada por su esposo. En esa sección, la locutora acostumbra llamar a novios, amigos, mamás o enemigos de personas que proporcionan los datos para que les haga reclamos, saque permisos, los exhiba o los acose, entre otras cosas, sin que sepan que se trata de una “broma radiofónica”. Esta ocasión, sin decirle que estaba al aire, la conductora radiofónica se presentó ante la mujer como la doctora González del IMSS, supuestamente para convencerla de que acuda a una clínica a tratarse por los golpes que “sabe” le propinó su marido. En un momento de la llamada, Salvatori insiste para que presente una denuncia penal contra el “golpeador”, pero la mujer, aunque reconoce que a su marido “se le pasó la mano”, se niega a recurrir a las autoridades al alegar que tiene hijos y que teme las consecuencias de una acción legal. Aunque la mujer rompe en llanto, la conductora continúa con la llamada al aire: “Usted puede demandar señora, tiene que acabar con esa cobardía, ponerse bien los ovarios, ir a demandar a un ‘guey’ que la está golpeando y que en un momento dado le está haciendo mucho más daño psicológico a usted y a sus hijos”. Mientras la mujer está visiblemente desecha en una llamada que cree privada, la locutora mantiene una postura acusatoria e insistente y le asegura que podría meter al hombre a la cárcel. Al día siguiente, Brahim Zamora, vocero del Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), publicó una columna en la que critica que se haya revictimizado a una mujer que sufre violencia para subir rating a un programa, cuando lo que requería era ayuda profesional. “Hay un problema ético cuando una llamada seria se hace en un contexto de broma, es decir, cuando, como usualmente hace la conductora, se hace pasar por alguien en una llamada privada sin tener control real de los daños que pudieran ocurrir”, alertó. “Hay una terrible ingenuidad en pensar que alguien que vive un proceso de violencia física y por lo tanto de posible codependencia emocional y dependencia emocional resolverá su situación denunciando para que al victimario lo metan a la cárcel. Es un poco más complejo que eso”, advierte el especialista. En un intento por tratar de detener la serie de ataques que surgieron en las redes sociales, Salvatori invitó a Brahim Zamora a su programa, pero sólo para dejar en claro que volvería a hacer lo mismo. “¡Sí, exhibí a la señora y la volvería a exhibir otra vez!”, retó. Además, hizo una nueva llamada dentro del programa, que trató de hacer creer era con la misma mujer que ahora agradecía la ayuda y consejos de la conductora radiofónica que la había convencido y ayudado para demandar a su esposo. Sin embargo, la voz entre la primera y la segunda llamada evidentemente no es la misma. En su cuenta de Facebook, la activista Marjorie Blanc compartió parte de la queja que presentó contra Salvatori a través de la página web de la Conapred. En ella pide que se investigue los posibles delitos cometidos por la locutora al usurpar la identidad de una doctora del IMSS para obtener las confesiones de una mujer víctima de violencia conyugal. Además, indica que en su programa Salvatori acusa públicamente a la mujer de “cobarde” y “pocos ovarios” por no querer denunciar a su esposo y que, aunque reconoce que “exhibió” a la víctima de violencia, asegura que lo volvería a hacer. Aparte de esto, también circula en el Internet una solicitud para firmas dirigida a Exa para que saquen ese programa del aire. “Es inconcebible que conductores como Nay Salvatori utilicen su espacio para denostar, humillar, sobajar, censurar o incluso juzgar a la ligera las acciones de otra persona”, reclama la carta. “¿Cómo una persona puede juzgar a la ligera la ‘falta de ovarios’ (así lo expresó la conductora al aire) de una señora que ha sido víctima de violencia por parte de su esposo?”, cuestiona. “No creemos justo que ella siga conduciendo un espacio de manera irresponsable y sin ninguna consecuencia, mientras que miles de egresados de las carreras de Comunicación siguen luchando por una oportunidad en los medios”, puntualiza.