Gobernador de Colima rechaza desvíos de recursos: Me acusan por "mala fe"

jueves, 1 de octubre de 2015
COLIMA, Col., (apro).- El gobernador Mario Anguiano Moreno calificó como “aseveraciones de mala fe, que no tienen el mínimo sustento”, las versiones que lo responsabilizan de un presunto desvío de recursos, e invitó a sus acusadores a presentar las pruebas correspondientes. Durante un mensaje transmitido en cadena estatal de radio y televisión desde la Casa de Gobierno, con motivo de su sexto informe de labores, el mandatario manifestó que en las últimas semanas ha recibido todo tipo de señalamientos “y, ante ello, quiero decirles aquí algo muy claro y de frente: nada de eso es cierto”. Aseguró que jamás en su vida personal ni en el ejercicio de su profesión ha tomado recursos del erario, y “quienes afirman lo contrario lo hacen de manera calumniosa e irresponsable y sin ningún elemento de prueba”. A lo largo de su administración, argumentó, ninguna instancia de auditoría y fiscalización ha señalado que haya tomado indebidamente y para su beneficio “un solo peso de las arcas públicas”, aun cuando en los primeros tres años de su gobierno los auditores y las autoridades fiscales federales surgieron de un partido político distinto al que pertenece, es decir, del PAN. En clara respuesta a los siete diputados de PAN y PRD que ayer presentaron una denuncia de juicio político en su contra por presunto “desvío de recursos”, Anguiano retó a crear una comisión de la verdad “integrada por distinguidos ciudadanos colimenses, apartidistas, de reconocido prestigio y calidad moral”, para que convoquen a él y a los actores políticos que le han hecho las acusaciones y todos entreguen la relación de los bienes que poseen y el origen transparente de los recursos con que se adquirieron. Así también, ratificó su llamado al Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental del Estado (OSAFIG), para que lleve a cabo una rigurosa revisión de las finanzas estatales y, ante un eventual manejo indebido de los recursos públicos, apoyará para que se sancione al responsable. Acompañado por el titular de la Sagarpa, José Calzada Rovirosa, quien acudió en representación del presidente Enrique Peña Nieto, y por el gobernador electo, José Ignacio Peralta Sánchez, el jefe del Ejecutivo estatal reconoció que llega al final de su gestión enfrentando una grave crisis financiera, que “tuvo su origen en la progresiva disminución de los ingresos” que afectó a su gobierno desde su inicio y a lo largo de todo el sexenio, así como en el incremento sustantivo del gasto para la atención emergente de áreas del desarrollo social. En contraparte, manifestó, se tuvieron presiones ineludibles de gasto y recalcó que pudo no haber hecho frente a dichos temas, que habrían ofrecido efectos positivos para el equilibrio financiero, pero habría representado un alto costo para la población colimense con efectos de grave deterioro social. Anguiano Moreno comentó que de todos los egresos significativos para el gobierno, el que más impactó al desequilibrio financiero fue el referente a los gastos en servicios personales y, “para hacer frente a esa lacerante realidad y lograr la estabilidad financiera, se determinó solicitar al Congreso un crédito hasta por un monto total de mil 720 millones de pesos, con los cuales se recuperará la liquidez de las finanzas públicas para la realización de más obras y más programas de beneficio social, lo que dará certidumbre y viabilidad financiera a la próxima administración”.

Comentarios