Liberan a 180 burócratas retenidos en Ciudad del Carmen

miércoles, 21 de octubre de 2015
CIUDAD DEL CARMEN, Camp. (apro).- Líderes del cetemista Sindicato de Trabajadores de los Tres Poderes liberaron hoy poco antes del mediodía a los 180 empleados del ayuntamiento que durante más de 24 horas mantuvieron retenidos en el palacio municipal, con el fin de presionar al alcalde panista Pablo Gutiérrez Lázarus. En la manifestación, que empezó con medio centenar de sindicalizados del ayuntamiento carmelita, se exigió la destitución del director de Educación, Jorge Falcón. Sin embargo, con el transcurrir de las horas se fueron sumando contingentes que llegaron de los ayuntamientos de Palizada, Champotón, Candelaria, Escárcega y Campeche, encabezados por su líder estatal, Juan Carlos González, acción a la que sumaron otras peticiones, lo que dejó un saldo de por lo menos 10 lesionados. Y es que se registraron por lo menos tres connatos de bronca entre los empleados atrapados y los inconformes, cuando los primeros intentaban salir por la fuerza y los segundos a golpes lo impidieron. Esta mañana, al salir en estampida, una joven cayó y la multitud la derribó y lastimó. Además tres personas diabéticas tuvieron que ser rescatadas por paramédicos luego de que sufrieran una descompensación por falta de alimentos, pues pese a que el dirigente municipal del sindicato, José del Carmen Urueta Moha, tras un intento de negociación con el director de Seguridad Pública, Guillermo Zayas González, accedió que se pasaran alimentos a los retenidos y dejaran salir a los enfermos, su gente decomisó los productos y los consumió. La regidora Landy María Velázquez May, quien permaneció entre los cautivos, denunció a los líderes sindicales –y en especial a Urueta Moha– por la privación ilegal de su libertad y violaciones a sus derechos humanos y del resto de los afectados. También acusó al gobierno estatal y federal de haber dejado al munícipe sólo con el conflicto, pues retiró el apoyo del mando único policial. La funcionaria aseguró que Gutiérrez Lázarus pidió apoyo y lo dejaron solo, y añadió que los manifestantes cortaron los servicios al interior del palacio de gobierno, por lo que los dejaron sin energía eléctrica, sin agua, sin comunicación telefónica y además sin alimentos. “Los que estuvimos aquí tenemos hijos, padres, y familiares que sufrieron al vernos aquí atrapados, quisieron traernos comida y nos las decomisaron, se las comían en nuestra cara y se burlaban de nosotros", acusó. “Eso es una violación a la ley porque nos secuestraron y una violación a nuestros derechos humanos, y la autoridad estatal debe hacer algo”, exigió. Hoy, alrededor de las nueve de la mañana, se presentó el munícipe a dialogar con los manifestantes en la explanada del ayuntamiento con quienes, luego de unas horas, firmó cuatro acuerdos: diálogo y comunicación con el personal de confianza, el pago de la caja de ahorro por 4.7 millones de pesos, conservar a los sindicalizados que se afiliaron de último momento y el pago de horas extra. A su vez, Urueta Moha advirtió que si hoy sus peticiones no se solucionaban, la directiva nacional de su sindicato convocaría a contingentes de otros estados para venir a apoyar a los carmelitas. El edil comentó que estos problemas son provocados por grupos políticos, a los que se negó a identificar, que se resisten a aceptar la transición en el manejo de la alcaldía. Fuentes de la comuna revelaron que en algún momento el ayuntamiento pretendió denunciar ante la vicefiscalía general del estado a los manifestantes, por secuestro y motín, pero no les fue recibida esa queja. Más tarde, el alcalde sostuvo una reunión en el palacio municipal –que aún continuaba sin servicios públicos y con visibles daños materiales– con el subsecretario de Gobierno en la zona sur del estado, José Ignacio Seara Sierra, quien justificó su inacción “por respeto a la autonomía municipal”. También aseguró que desde el pasado domingo estuvo en contacto con el alcalde, a quien le ha ofrecido su apoyo para mediar, pero éste no ha sido aceptado. Y opinó que este conflicto estalló por “un error” de Gutiérrez Lázarus por confrontarse con el sindicato de burócratas, y añadió que él cuando fue alcalde trabajó con ellos y no tuvo problemas. Minutos después de que se retiró Seara, llegó la dirigente estatal del PAN, Yolanda Valladares Valle, con quien el munícipe se reunió en privado más de una hora, y posteriormente se trasladó con ella hasta la villa de Isla Aguada, en tierra firme. En esta última comunidad, coincidentemente, pobladores inconformes con los resultados de la elección de comisario municipal que se llevó al cabo el pasado domingo bloquearon el puente de la Unidad, que conecta a esta isla con el macizo continental.

Comentarios