Renuncia funcionario de Colima que provocó anular elección de gobernador

martes, 27 de octubre de 2015
COLIMA, Col., (apro).- Rigoberto Salazar Velasco, uno de los funcionarios estatales que intervino en la elección de gobernador y provocó su anulación, se separó de su cargo como secretario de Desarrollo Social con el objetivo de enfrentar las acusaciones que puedan recaer sobre él después de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) lo vinculó con la decisión de echar abajo los resultados de los comicios. En un comunicado, comentó que su renuncia fue presentada “con carácter de irrevocable” al gobernador Mario Anguiano Moreno desde el pasado 25 de octubre. El ahora exfuncionario expuso: “De manera contundente, deslindo al titular del poder ejecutivo estatal de cualquier expresión que yo haya vertido, y dejo además en claro que jamás existió intromisión de un servidor o de personal a mi cargo en la campaña del candidato a gobernador del Partido Revolucionario Institucional”. En relación con la comparecencia realizada el 20 de octubre, donde fue cuestionado por un audio en el que se le escucha dando instrucciones de apoyar al candidato del PRI, aseguró: “En ningún momento acepté la veracidad de la grabación, la cual, sostengo, fue editada de manera perversa con el objetivo de causar daño y repercusiones legales a la elección constitucional”. Así también, lamentó “la perversidad con la que actuó el equipo del senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, y especialmente el grupo parlamentario del PAN en el Congreso Local, quienes en lugar de cumplir con la encomienda que el pueblo les ha conferido, se dedicaron a fungir como orquestadores de una estrategia con el único propósito de manchar o de torcer la elección y afectar a mi persona y al candidato del PRI a la gubernatura del Estado”. Rigoberto Salazar indicó que acata la decisión de la Sala Superior del TEPJF, pero no la comparte. “Y no lo hago porque sus dichos han dañado mi reputación, que ponen en peligro mi vida, a mi familia, a quienes me conocen, puesto que ya he recibido agresiones a raíz de los señalamientos públicos que me hicieron”. Considerado un personaje de la vieja guardia priista, Salazar Velasco sostuvo que deja la dependencia gubernamental “con la frente en alto, pues durante este tiempo me desempeñé siempre con ética y entregándome en cuerpo y alma a la noble labor de impulsar el desarrollo social en el Estado”.