Congreso da luz verde a Duarte para endeudar más a Veracruz

miércoles, 28 de octubre de 2015
XALAPA, Ver. (apro).- El pleno del Congreso local aprobó al gobierno de Javier Duarte la contratación de un nuevo crédito por 21 mil millones de pesos para pagar parte de la deuda que le heredó Fidel Herrera, estimada en 44 mil millones de pesos. El préstamo se pagaría con dos fondos federales y el impuesto de 3% a la nómina de burócratas y prestadores de servicios. El legislativo también dejó una rendija crediticia para que el mandatario veracruzano pueda contratar, en su último año de gestión, nuevos empréstitos hasta por 21 mil 700 millones de pesos. Aprobado con 34 votos a favor (PRI y partidos satélites) y nueve en contra (ocho del PAN y uno del PRD), el dictamen permitirá a la Tesorería estatal comprometer 25% del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) y otro 25% del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), así como la totalidad del impuesto sobre la erogación de personal. El objetivo: pagar 90% de la deuda pública heredada del gobierno de Fidel Herrera, para lo cual la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) recaudará alrededor de 3 mil millones de pesos anuales. Además, el Congreso local permitirá a la administración duartista contratar un tercer crédito por hasta 15 mil millones de pesos, a un plazo de 20 años, que pagaría con los ingresos provenientes del Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal (ISERTP), “para amortizar anticipadamente deuda pública a cargo del gobierno del estado y obtener mejores condiciones económicas”. De acuerdo con los legisladores, en Veracruz este impuesto se ajustó de 2% a 3%, con lo que se brinda mayor garantía de pago. El dictamen destaca que “conforme el saldo de la deuda pública actual se vaya liquidando, la Sefiplan podrá contratar endeudamiento por un plazo de hasta 25 años, por igual monto, que se destinará a inversiones público-productivas, la constitución de fondos de reserva, la contratación de operaciones de cobertura y el pago de gastos y comisiones generados por el diseño, instrumentación y celebración de esta operación”. Para el panista Julen Rementería, integrante de la Comisión de Hacienda, hay una “ilusión” y diversas mentiras en la reestructuración de la deuda. “Hay mucha opacidad en lo que vamos a pagar, los beneficios que se van a obtener y los empréstitos a futuro, pareciera que la deuda no se va a pagar, solo se va a sustituir”. De acuerdo con Rementería, en el dictamen para avalar nuevos préstamos crediticios se incluyó la creación de diversos Fideicomisos, en los cuales “por experiencias anteriores” –dijo– ha quedado demostrado que sólo sirven para fomentar la opacidad y desviar recursos. “Los créditos no son malos, el problema es cómo son ocupados… La deuda crece, y pareciera que al próximo gobernador, del color que sea, le viene la tormenta perfecta”, dijo. Por su parte, la diputada priista Mariela Tovar Lorenzo se apegó al guión de los boletines del gobierno de Duarte emitidos con anterioridad y justificó que ya se podrá “contratar financiamiento” para fortalecer la Hacienda y consolidar las finanzas de la entidad (sic). “Se permite contratar un financiamiento de 5 mil millones de pesos, se avala un segundo financiamiento de un mil 700 millones de pesos, que tendrá como fuente de pago el derecho y los ingresos de hasta 25% del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) y deberá destinarse a inversiones público-productivas en materia de obras y acciones sociales básicas que beneficien a la población en pobreza extrema o a localidades con alto rezago social”, apuntó. El diputado del Partido Verde, Jesús Vázquez, admitió que el tema de la reestructuración es por demás “sensible”, y resaltó qué el voto a favor de su bancada es en aras de “detonar la economía” del estado. “Finanzas públicas deterioradas impactan a la población y causan más problemas, como inseguridad y baja generación de empleos. El compromiso es fiscalizar esos recursos y revisar que las metas se cumplan”, subrayó. En las cuatro horas que duró el debate, empleados medios de la Sefiplan se encargaron de llevar unos 350 “acarreados” de Antorcha Campesina y de la propia institución financiera, para que abuchearan e insultaran a los diputados de oposición. Incluso una militante del PRI agredió a un fotógrafo que le obstruía la vista para aplaudir al diputado priista José Ramón Gutiérrez cuando subía a tribuna. Iracunda, la mujer le gritó al comunicador: “Estorbas, deberías hacerte a un lado… Luego por eso los matan”. No obstante que la tensión aumentaba en el recinto legislativo y los acarreados subían de tono sus insultos, llegó un momento en que los diputados se relajaron en la discusión. José Ramón Gutiérrez de Velasco, diputado del PRI y exmilitante del PAN, subió a tribuna con un enorme ábaco multicolor, en el que se apoyó para comparar la deuda pública con el crédito hipotecario de una casa o automóvil. En esa misma tónica, el panista Hugo Fernández pidió imaginarse una “perinola” para jugar los pasivos públicos del estado, donde a los ciudadanos les tocaría el “todos ponen” y al gobierno él “toma todo”. Y el diputado priista Marco del Ángel –famoso por desnudarse en plazas públicas, junto con miembros de la organización de los 400 pueblos– subió a tribuna para interactuar con los acarreados como si se tratará de un reality show.

Comentarios