Se extienden intentos de linchamiento en Tabasco

jueves, 29 de octubre de 2015
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Las golpizas e intentos de linchamiento contra ladrones por parte de la sociedad civil se han extendido en la entidad. El sacerdote Denis Ochoa, vocero de la Diócesis de Tabasco, lamentó que las estrategias de las autoridades encargadas de la seguridad pública en el estado “estén rebasadas por la delincuencia”. El más reciente intento de linchamiento de delincuentes ocurrió éste miércoles 28 en la Ranchería Santana del municipio de Cárdenas, cuando ciudadanos organizados en grupos de “Autodefensas” propinaron salvaje golpiza a tres jóvenes ladrones e intentaron lincharlos. Luego de ser asaltado y despojado de su motocicleta, un campesino llamó por teléfono a los grupos de “Autodefensas” y se inició la búsqueda de los ladrones. Los rastrearon y encontraron en unas plantaciones de caña. Los detuvieron, amarraron con lías, desnudaron y golpearon con dureza. Muchos pedían lincharlos, pero optaron por entregarlos a la policía municipal. Los grupos de “Autodefensas” operan en las comunidades de El Zapotal, Río Seco, Santa Rosalía, Santana y otras más del municipio de Cárdenas, uno de los más peligrosos del estado por la presencia de la delincuencia organizada. En agosto pasado, indígenas chontales del poblado Guatacalca del municipio de Nacajuca detuvieron y golpearon a dos jóvenes delincuentes que habían atacado a un comerciante del lugar y a su esposa. Los presuntos ladrones fueron amarrados a un poste y estuvieron a punto de ser quemados vivos. La policía local los rescató ante la inconformidad de los enardecidos chontales. Este año se han reportado capturas e intentos de linchamiento de ladrones en los municipios de Cárdenas, Huimanguillo, Centro (donde se ubica Villahermosa), Comalcalco, Macuspana, Cunduacán y Nacajuca. Entre ellos destaca el ocurrido a mediados de junio, cuando tres policías municipales de Cárdenas abandonaron el servicio para asaltar comercios en la localidad. Los uniformados fueron detenidos, desnudados y golpeados por habitantes del poblado C-21 de ese municipio, quienes luego de la paliza los entregaron a la Fiscalía General del Estado (FGE). En diversas colonias de esta capital y otros municipios hay mantas en las que los vecinos advierten a los delincuentes que serán detenidos y “linchados” en caso de ser sorprendidos robando. A principios de octubre, aunque no fue por robo, un grupo de personas linchó a golpes a un doctor después de que atropelló y mató a un militar. Los hechos ocurrieron en el municipio de Balancán. El doctor Andrés Reyna Guerra conducía su vehículo y atropelló al soldado Zacarías Nieto cuando, según testigos, el militar compraba cervezas en un depósito e imprudentemente arrancó su motocicleta y se atravesó. Por el impacto, el soldado murió, Cuando el doctor le prestaba los primeros auxilios y trataba de llevarlo a un hospital, familiares y amigos del militar llegaron y golpearon al galeno hasta matarlo. Hicieron justicia por propia mano. La FGE informó que por esos hechos cinco personas fueron detenidas por el delito de homicidio calificado en la modalidad de pandilla, y hay orden de aprehensión contra una más. En entrevista, el padre Denis Ochoa reconoció que las autoridades estatales y federales están poniendo su mayor esfuerzo para combatir la delincuencia, “pero el problemas es mayor y rebasa las estrategias que se utilizan”. “Creo que las autoridades están haciendo lo posible, lo que está en sus manos, pero el problema es mayúsculo”, subrayó, y apeló a los valores familiares y morales para hacer una sociedad menos violenta. “Tenemos que ir al fondo de la olla las familias. El Papa Francisco acaba de hablar muy fuertemente defendiendo el valor de la familia y buscando esa integridad”, manifestó.

Comentarios