Priistas denuncian a los Yunes por enriquecimiento ilícito

lunes, 5 de octubre de 2015
XALAPA, Ver. (apro).- El diputado federal Miguel Ángel Yunes Linares y su hijo, el alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, ambos del PAN, enfrentan denuncias penales por presunto enriquecimiento ilícito, interpuestas por legisladores locales y federales del PRI, afines al gobierno de Javier Duarte. Este martes, el edil deberá acudir a la Fiscalía General del Estado (FGE) a rendir su declaración preparatoria y a que le “muestren” la investigación en su contra. Agentes del Ministerio Público Investigador acudieron hoy a su domicilio para hacer una “diligencia ocular” del inmueble, el cual, según diputados locales del PRI, vale unos 36 millones de pesos. A decir del vocero de los diputados priistas, Tonatiuh Pola –exlector de noticias en Televisa Veracruz- esa cifra es “inalcanzable” para un servidor público que ha sido dos veces presidente municipal y diputado local. La investigación contra Yunes Márquez radica en el folio número 45E/2015. El citatorio para este martes a las 10 de la mañana se dio a través del oficio FGE/FIM/2867/2015. En él, Guillermo Altamirano Bencomo, fiscal segundo “invita” al edil a declarar y a “informarle de la denuncia que tiene en contra, bajo promesa de respetar su fuero constitucional”. La mansión de Yunes Márquez en el Estero en Boca del Río posee una vista al río Jamapa, tiene servicios de lujo, seis recámaras, estacionamiento para varios vehículos y aparcamiento para un yate a orillas del río. Dicha información fue filtrada por Francisco Vicente, exjefe de prensa del edil, quien ahora hace “trabajos especiales” de vocería para el gobierno del gobernador Javier Duarte. En el Palacio de Gobierno, el fiscal Luis Ángel Bravo rechazó que la dependencia que imparte justicia se dedique a llevar casos con tintes políticos: “No es un asunto que amerite ningún tratamiento especial o extraordinario, es un asunto común y corriente. No hay porqué hacer las cosas en lo oscurito”. Ayer por la noche, el alcalde panista subió a sus redes sociales un extenso comunicado donde recrimina al gobierno de Duarte de Ochoa hacer una “persecución política” contra sus adversarios en vez de atender los graves problemas que hay en el estado. “Por lo visto no le preocupa la grave situación que vive Veracruz: inseguridad, homicidios, secuestros, crisis económica, falta de recursos para atender las necesidades básicas de las personas o incluso para pagar los sueldos de maestros y empleados”, fustigó Yunes Márquez. Piden reactivar denuncia en ISSSTE En el caso de su padre, Miguel Ángel Yunes Linares, desde la primera semana de septiembre, diputados federales del PRI encabezados por Alberto Silva, Erick Lagos y Jorge Carvallos –todos exsubordinados del gobierno de Duarte— exhortaron a la Procuraduría General de la Republica (PGR) a resolver las investigaciones en curso contra el panista por el presunto ejercicio indebido del servicio público, peculado y enriquecimiento ilícito cuando fue director general del ISSSTE en el sexenio de Felipe Calderón. La petición de los legisladores priistas apremia a la PGR a que “concluya” la averiguación previa AP/PGR/UEIDCSPCAJ/FECCSPF/M-VII/077/2015 y proceda conforme a derecho. Para justificar esta petición, cuatro años después del presunto ilícito, los diputados del PRI justificaron que la propia Auditoría Superior de la Federación (ASF) le observó a Yunes Linares un desvío de 159 millones de pesos etiquetados para comprar medicamentos, con lo que afectó a miles de derechohabientes de esa institución. Igual que su hijo, Yunes Linares se quejó de una persecución política del gobierno de Duarte. Alegó que solo se trata de un “show mediático” para desviar la atención del estado que guarda la economía, la crisis de seguridad y el desvió de recursos en Veracruz. “¿Por qué Duarte hace esto? Porque quiere tender una cortina de humo sobre la situación desastrosa que vivimos en Veracruz por culpa de él y de su mal gobierno”, dijo. Desde que la renovación de la Cámara de Diputados en el Congreso de la Unión, los diputados federales del PRI oriundos de esta entidad han orientado sus baterías a fustigar la trayectoria política de Yunes Linares, aspirante a gobernador en el 2016. Se trata de un exmilitante del PRI durante 30 años, quien en su etapa de neopanista aún conserva ligas afectivas con los senadores priistas Héctor Yunes –su primo-- y José Yunes. En el altiplano tiene amistad con el líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones; el exprocurador Jesús Murillo Karma; el exsecretario de Gobernación; Miguel Ángel Osorio Chong; y con el legislador federal, César Camacho.

Comentarios