Suspenden a cuatro enfermeras por negligencia con bebé en Chihuahua

martes, 6 de octubre de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La Secretaría de Salud estatal suspendió a cuatro trabajadoras del área de enfermería del Hospital Infantil de Especialidades, donde un bebé se encuentra en estado crítico después de recibir un medicamento “equivocado”. De acuerdo con los padres del niño, Elba Urrutia y Marco Antonio Orozco, su hijo presenta daño cerebral y renal, y quemaduras en una pierna. En rueda de prensa, el director médico de la Secretaría de Salud, Manuel Santana Maldonado, admitió que se trata de un caso de negligencia médica, y precisó que las enfermeras fueron suspendidas para evitar obstáculos en la investigación iniciada por la Fiscalía General del Estado (FGE). Por su parte, el abogado de la familia Orozco Urrutia, Juan Pablo Delgado, exigió la licencia del titular de la Secretaría de Salud, Pedro Genaro Hernández Flores, y del director del nosocomio, Javier Ignacio Salas Uribe, para que las investigaciones no se vean entorpecidas. “Los señores (padres del bebé) se encontraban asustados porque no les daban ingreso al Hospital Infantil. Tuve que llegar al  hospital al momento que ellos me contrataron y casi agarrarme a golpes con el personal de vigilancia. Fue hasta ese momento que me recibió el director del hospital, Javier Ignacio Salas, a quien desde este momento pedimos su renuncia”, soltó el litigante. Señaló, asimismo, que los padres del niño denunciaron el caso ante la FGE y la Comisión Estatal de Derechos Humanos, pero también lo harán ante la Procuraduría General de la República (PGR) y ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, para que el caso siente un precedente a escala nacional e internacional. “Habremos de llegar hasta las últimas consecuencias. El artículo 4o del Código Penal contempla una serie de acciones contra todos los involucrados, y para que quienes hayan solapado el caso, paguen”, advirtió. Marco Antonio Orozco señaló que hace una semana acudió al hospital con sus dos hijos gemelos para que revisaran a uno de ellos, Juan Antonio, porque había presentado reflujo. El personal médico revisó a Juan Antonio y dijeron que también chequearían a Marco Alejandro, a lo que el padre accedió, pero “por accidente” aplicaron al bebé un medicamento que le generó hinchazón y le quemó una pierna, además de que le provocó daños en un riñón y derrame cerebral. Juan Antonio será dado de alta mañana, sin embargo, el niño que iba sano deberá permanecer más tiempo en el nosocomio porque su estado de salud es crítico. “Nos ofrecieron una revisión, aunque (Marco Alejandro) no tenía nada que lo aquejara. Luego nos dijeron que había ocurrido un accidente, que le habían suministrado un medicamento que le había dañado la pierna y que tenía que ser intervenido quirúrgicamente por un doctor”, detalló el papá. Añadió: “Su salud está en focos rojos, porque a pesar de que el cerebro está desinflamándose, puede generarse un coágulo que lo podría llevar a la muerte”. Los padres de los menores nacidos el pasado 4 de septiembre, señalaron que el caso no puede quedar impune y los responsables deben dar la cara. Además denunciaron que el personal médico no les ha dado a conocer el grado del daño causado a su hijo y tampoco les han dicho qué medicamento le administraron, y mucho menos el nombre del personal que lo atendió.

Comentarios