Separan de su cargo a directora que obligó a desnudarse a dos alumnos

viernes, 13 de noviembre de 2015
PUEBLA, Pue. (apro).- La Secretaría de Educación Pública (SEP) separó de su cargo a Fabiola Márquez Martínez, quien hasta este viernes fungía como directora de la Casa para el Niño Indígena “Valentín Gómez Farías”, por obligar a dos alumnos a bajarse los pantalones frente a sus compañeros por presuntamente robar elotes de la huerta comunitaria. Apenas ayer, la Comisión Estatal de Derechos Humanos informó que enviará el expediente a la CNDH luego de que el albergue en el que ocurrieron los hechos, ubicado en la comunidad de Xilocuautla, en el municipio de Huauchinango, pertenece a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. De acuerdo con la dependencia, Márquez Martínez quedó sujeta a una investigación en torno a las acusaciones que hicieron los padres de los tres niños hasta que se determine su responsabilidad y se decida las sanciones que procedan en su contra. Según la denuncia, el pasado 8 de agosto la directora del albergue descubrió a los hermanos Magaly y Jesús, y a otro niño de nombre Miguel Ángel, después de que cortaron elotes de la huerta comunitaria para asarlos en una fogata y comerlos. Molesta por lo que consideró un robo, Márquez Martínez encerró a la niña en la dirección, mientras que a los dos varones los llevó al comedor frente a 50 de sus compañeros y los obligó primero a que se subieran la camiseta, pero luego de que uno de ellos se rió les bajó los pantalones frente al grupo. “Uno de ellos, no había lavado su ropa interior y no llevaba trusa, quedó desnudo y todos se burlaron de él”, narró uno de los padres. Tras esta humillación, los tres niños indígenas aprovecharon la salida que tuvieron a la mañana del día siguiente para ir a la escuela, a fin de escaparse del albergue y regresar a sus casas. Cuando los padres acudieron ante la directora para reclamarle lo ocurrido, Márquez Martínez les notificó que los niños estaban expulsados por haberse fugado. Los mentores decidieron recurrir a la CEDHP el pasado 10 de noviembre, luego de que el supervisor de Educación Indígena, Teófilo Arenas Hernández, desatendió la denuncia que presentaron contra la directora. En la denuncia que presentaron ante la CEDH, se sumaron otros padres de niños indígenas que se quejan de irregularidades que se cometen en ese albergue como la alimentación que reciben los menores que regularmente es “chile macho”, cuando la institución recibe el apoyo de despensas. También señalaron que Márquez Martínez era hasta hace poco la cocinera del albergue, sin que nadie supiera el procedimiento por el cual “de pronto” se le nombró directora. En un comunicado emitido el jueves, la CEDH Puebla informó que el expediente 6975/2015, que se refiere a estos hechos, fue turnado a la Comisión Nacional de Derechos Humanos por pertenecer el albergue de una institución federal.

Comentarios