Conagua rechaza contaminación de pozo en Guanajuato

viernes, 20 de noviembre de 2015
GUANAJUATO, Gto., (apro).- “Esta agua no tiene nada”, espetó el delegado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) Humberto Navarro de Alba a habitantes de la comunidad La Cantera, municipio de San José Iturbide, al rechazar los resultados de las pruebas realizadas por investigadores de la UNAM, según las cuales el agua excede los niveles de hidrocarburos, plaguicidas y radioactividad permitidos. El delegado de Conagua acudió este viernes a la comunidad cuyos habitantes esperaban que les explicara los resultados de pruebas de laboratorio que según la delegación, el gobierno del estado y el presidente municipal César Rodríguez fueron realizadas de forma paralela a las tomadas por la UNAM. Sin embargo vecinos de la comunidad expresaron su molestia a través de las redes sociales porque el delegado Navarro de Alba se presentó, les dijo que el agua “no tiene nada”, les comentó que acudiría a la Presidencia Municipal y que luego regresaría a reunirse con ellos pero ya no volvió. Esta semana el investigador del Instituto de Geociencias de la UNAM Marcos Adrián Ortega dio a conocer los resultados de estudios practicados por laboratorios certificados a muestras de agua del pozo que abastece de agua potable a los habitantes de La Cantera. Las muestras fueron tomadas el 28 de septiembre pasado, también por insistencia de la organización civil Mayoye Angelitos Guerreros. Según una nota publicada en el portal Códigos el análisis esclarecería la presencia y niveles de hidrocarburos, plaguicidas y radioactividad y detectaría si el agua es la fuente que ha generado varios casos de leucemia en la localidad. Los resultados arrojaron niveles cuatro veces por encima de la Norma oficial mexicana en materia de agua potabilizada para consumo humano en radioactividad. Uno de los laboratorios que analizó las muestras es el del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, de la Secretaría de Energía. Los pobladores de La Cantera expresaron su preocupación al gobierno municipal ante la sospecha de que el agua pudiera estar contaminada con alguna sustancia y que esto haya incidido en la presencia de leucemia, particularmente después del fallecimiento de tres niñas y dos adultos. Y aunque el delegado de Conagua anunció que se realizarían estudios de laboratorio en los próximos días para aclarar las dudas y tomar las medidas necesarias –incluso ofreció el apoyo al alcalde César Rodríguez para la adquisición de una potabilizadora de ser necesario-, el jueves pasado en un comunicado conjunto alcalde y delegado rechazaron los resultados mostrados por los investigadores de la UNAM con el argumento de que se contaba con otras pruebas efectuadas que mostraban niveles aceptables de radioactividad. El alcalde se hace bolas Este viernes el presidente municipal acabó por enredarse cuando intentó explicar a los reporteros los resultados de las pruebas que fueron contrarios a los reportados por la UNAM: “Ayer me entregaron unos resultados. Los estudios ya se habían mandado hacer, yo no los mandé, estaban en el laboratorio y no se habían recogido. Yo ayer tenía una reunión con el gobernador y con estas personas (entre ellas el delegado de la Conagua Humberto Navarro) les hice entrega de los estudios y me dijeron: no hay ningún problema, el agua es apta para consumo humano. Y como esto se ha desvirtuado tanto, ha jalado para un lado y para el otro, optamos por mantener la información por el boletín”, dijo. Al solicitarle detalles sobre dichas pruebas, respondió: “Yo no soy experto, yo simplemente se los entregué junto con el delegado Humberto Navarro. Ahí se estuvieron viendo, vienen marcados, la radioactividad salió negativa, no hay nada. Yo confío en los resultados que me entregaron porque las personas que los vieron saben de estas cuestiones”. Incluso dijo necesitar que el rector de la UNAM respalde al investigador del Instituto de Geociencias que colaboró para la realización de los estudios. “Si es así, tendremos qua sentarnos en una mesa y ver cuál es la solución”, señaló. Al ser interrogado sobre el basurero que se localiza a unos metros del pozo de agua –una de las razones por las cuales éste tendría que ser clausurado e impedirse que suministre el agua para los habitantes de la comunidad- el presidente municipal emanado del Partido Verde Ecologista de México, evadió el punto: “Yo me voy a mantener en esta línea; desconozco todo lo que venía arrastrándose, es lo que me tocó, me entregaron los estudios, el agua es apta para consumo humano. Yo los presenté a las personas adecuadas, el gobernador, Conagua… y me dijeron ‘adelante, echa a andar el pozo’. Tampoco les diría que tomen el agua si sé que está mal…”, dijo.

Comentarios