Escalan diferencias entre morenistas y alcalde de Calkiní

martes, 3 de noviembre de 2015
CALKINÍ, Camp. (apro).- Pese a la oposición de su cabildo, el alcalde Emiliano Aké Canul, quien llegó al cargo por el partido Morena, gestiona recursos federales por 110 millones de pesos, “a fondo perdido”, con el fin de cubrir irregularidades administrativas que heredó de su antecesor, el priista Víctor Hugo Baltazar Rodríguez. La iniciativa del munícipe, un expriista que fue impulsado al cargo por la disidencia magisterial a través de Morena, fue rechazada por los regidores de ese partido, quienes insisten en auditar las cuentas de la pasada administración y fincar responsabilidades. No obstante, la directora de la Contraloría Interna del ayuntamiento, Alondra Salomé Gijón Berzunza, confirmó que el alcalde, quien integró su gabinete con funcionarios de la anterior administración, ha viajado a la capital del país para gestionar esos recursos para el pago de pasivos y realización de obra pública. Asimismo, descalificó a los cabildantes, a quienes acusó de ignorar sus atribuciones y estar mal asesorados. “El cabildo está conformado por seis regidores de Morena, dos del PRI, uno de Nueva Alianza y un síndico jurídico; los regidores de Morena están en total desconocimiento de sus funciones, están mal asesorados”, sostuvo. Y sobre el dinero que pretende obtener Canul Aké, la contralora explicó que “hay un proyecto de recursos federales otorgados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es a fondo perdido, son 114 millones que se están ofreciendo, eso es lo que tengo entendido, esto es para el pago de los pasivos, y lo que sobre es para realizar obra pública”. La funcionaria añadió que los cabildantes de Morena creen “que queremos utilizar este recurso para pagar la deuda de la administración anterior y tapar a los que están saliendo, no entienden que no es por eso, sino que de todas formas tenemos que pagar esta deuda, el municipio adquiere la responsabilidad y el alcalde en turno la hereda, este recurso es para sanear las deudas del municipio y, con el sobrante, hacer obras”, justificó. Y arremetió contra ese grupo de regidores de quienes, aseguró, no están pidiendo auditorías a las cuentas de la pasada administración, sino presionando para la contratación de sus familiares. También dijo que en un principio el alcalde salió a hablar de las presuntas irregularidades del exmunícipe presionado por los cabildantes de Morena, pese a que ella le pidió que no lo hiciera. “Le dije que no se podía hablar del desfalco de la administración, porque se exponía a Emiliano, porque no existía esa información, aún estábamos trabajando en ella, todo se reporta a la Contraloría por los directores que llevan su información y yo me dedico a hacer un informe, sin embargo, ese día de la conferencia ese informe no estaba terminado”, comentó. Respecto de las irregularidades detectadas, dijo que aún no ha tenido tiempo de reunirse con el tesorero para que explique a detalle lo encontrado.

Comentarios