Jorge Luis Preciado deja el Senado y va por gobierno de Colima

miércoles, 11 de febrero de 2015
COLIMA, Col. (apro).- Si hubiera un acuerdo electoral sobre la gubernatura de Colima sería para darle la victoria al PAN, porque fue ese partido “el que le dio todas las reformas” estructurales al PRI y al gobierno federal, señaló el senador panista Jorge Luis Preciado Rodríguez, aspirante a la candidatura al gobierno de la entidad. Sin embargo, dijo, Acción Nacional “no tiene por qué estar pidiendo limosnas, podemos ganar esta elección, que quede muy claro”. La declaración del panista se dio luego de que un reportero lo cuestionó sobre las versiones en torno de un supuesto acuerdo de cúpulas entre el PRI, el PAN y el gobierno federal, con el propósito de evitar la postulación del alcalde panista de Manzanillo, Virgilio Mendoza Amezcua, quien aventaja en las preferencias electorales al precandidato del PRI, José Ignacio Peralta Sánchez. Las especulaciones crecieron después de que, tras varias semanas de indecisión, la tarde ayer Mendoza Amezcua anunció que no buscará la candidatura de su partido al gobierno estatal. En conferencia de prensa en esta ciudad, Preciado Rodríguez se dijo sorprendido por esa determinación, aunque no descartó la posibilidad de que haya existido un acuerdo en lo individual entre Virgilio Mendoza e Ignacio Peralta, cuya añeja amistad es ampliamente conocida. “Si llegaron a un acuerdo con el otro precandidato no es asunto nuestro, ahí no tiene por qué estar el PAN”, dijo Preciado al considerar que Mendoza Amezcua “tendrá que dar una explicación creíble a sus seguidores… (Si negoció) eso lo tendría que explicar él, yo no podría afirmar ni no afirmar eso”. En su encuentro con los reporteros colimenses, Preciado Rodríguez reiteró el anuncio realizado por la mañana en el Distrito Federal, en el sentido de que mañana solicitará licencia a su puesto de senador para buscar la candidatura panista al gobierno del Colima. Narró que en agosto pasado tuvieron una reunión todos los aspirantes a la gubernatura por parte del PAN –el exsenador Jesús Dueñas Llerenas, la diputada federal Martha Leticia Sosa Govea, el alcalde de Manzanillo, Virgilio Mendoza Amezcua, y él–, donde decidieron que se sujetarían a un proceso de evaluación a través de encuestas mensuales, en el entendido de que quien encabezara las encuestas se registraría como candidato con el apoyo de los demás. La última encuesta se hizo después de la postulación del precandidato del PRI, Ignacio Peralta, en la que se confirmó que Mendoza era el mejor posicionado, encabezando las encuestas al interior del PAN y por encima del abanderado priista. Por supuesto, indicó, “nosotros con toda responsabilidad aceptamos respaldarlo para la gubernatura, nadie tuvo absolutamente ningún inconveniente en que él encabezara la candidatura a gobernador”, pero su declinación después de que se dio a conocer la resolución del PRI “nos dejó sorprendidos a todos”. Esa situación, agregó Preciado, obligó a los liderazgos panistas a analizar las posibilidades y se decidió que él buscara la candidatura, pues es “el segundo más competitivo” dentro del PAN y está “por arriba de Ignacio Peralta”. Manifestó que su decisión de participar se vio motivada por el propósito de impedir el triunfo del priista, cuya llegada al gobierno estatal significaría el retorno al poder del grupo del exgobernador Fernando Moreno Peña. Desde que se conoció la declinación de Virgilio Mendoza, informó Preciado, “recibí muchas llamadas de precandidatos y militantes del PAN para que participe, porque no se puede dejar la plaza de Colima en manos de estos delincuentes que quieren regresar”. Además, consideró que hay un gran resentimiento por parte de los priistas de buena fe que creyeron en un proyecto local que encabezaba el actual alcalde de Colima, Federico Rangel Lozano, pero “les impusieron un proyecto nacional, por lo que a ellos también los vamos a invitar a que se sumen a este proyecto”. Aunque solicitará su licencia al Senado por el periodo que dure el proceso electoral, Preciado Rodríguez aseguró que no tiene intenciones de regresar a la Cámara Alta, pues confía en que tiene amplias posibilidades de ganar la elección ante un candidato del PRI, que “no fue la mejor decisión”. Remató: “Creo que el mejor candidato era Federico Rangel, pero allá ellos, tienen sus formas de procesar las cosas, dejaron que les impusieran un candidato desde el centro y ahí está el resultado”.

Comentarios