Marchan estudiantes de la BUAP; "pese a represión", seguirá la lucha, advierten

jueves, 12 de febrero de 2015
PUEBLA, Pue. (apro).- Estudiantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) marcharon hoy por las calles de esta ciudad para advertir que, pese a la represión que sufrieron la madrugada del pasado domingo, mantendrán la impartición de cursos gratuitos y su reclamo para abrir los espacios universitarios. Con una gran manta al frente que decía “Esparza represor, Moreno es tu asesor. Colectivo Universitario por la Educación Popular”, unos 400 jóvenes respaldados por maestros universitarios, sindicatos, organizaciones independientes y padres de familia marcharon desde el Centro Universitario hasta el centro histórico de la capital. La manifestación estudiantil hizo una parada en la Procuraduría de Justicia del Estado, donde alzaron una sola voz: “Presos políticos, libertad”. Cuando pasaron por los portales del Zócalo, los estudiantes gritaron varias veces "gracias meseros". Fue su forma de agradecer a los empleados de los restaurantes de la zona pues fueron los únicos que les prestaron auxilio cuando fueron atacados y perseguidos por un grupo de encapuchados custodiados por policías estatales y municipales. Aunque la marcha pretendía concluir frente al edificio Carolino, sede de la rectoría de la BUAP, los manifestantes realizaron el mitin sobre la calle Juan de Palafox, pues el frente del edificio universitario estaba ocupado por un tianguis. En su mayoría integrantes de la Liga Estudiantil Democrática (LED) y del Colectivo Universitario por una Educación Popular (CUEP), los estudiantes leyeron un comunicado en el que anunciaron la organización de una “consulta universitaria” en la que, entre otros temas, cuestionarán si el actual rector Alfonso Ortiz Esparza debe o no permanecer al frente de la BUAP. También adelantaron que este sábado 14 de febrero intentarán impartir los cursos gratuitos para aspirantes a ingresar a la universidad en las instalaciones de la preparatoria Calderón, que hace días fue ofrecida por la rectoría en el marco de la mesa de negociaciones. En su discurso al frente de los participantes, Fidel Sánchez, uno de los jóvenes secuestrado, golpeado y torturado el pasado 8 de febrero, dijo que la organización de la que forma parte es considerada “una amenaza” por la rectoría debido a que han abierto una posibilidad de educación a jóvenes que no pueden pagar los cursos oficiales. “Sin mucho alarde, nos pusimos a organizar un curso que al principio eran 50 y después llegó a mil 800, que son 17% de la matrícula del seminario oficial”, explicó. En su opinión, “lo que le hizo dolor (a las autoridades) es que le quitáramos gente que no paga su curso y que educáramos a parte del pueblo que no tendría manera”. Contrario a lo que ocurrió con los 43 normalistas de Ayotzinapa, aseguró, “los ocho estudiantes secuestrados el domingo en esta ciudad, tuvieron la oportunidad de regresar y que lo hicieron para trabajar en un proyecto de educación y estructura”. Luego, lanzó: “Que estos moretones y esta sangre (que sufrieron durante su cautiverio) sean semilla para construir una nueva universidad. Estamos orgullosos de que esa madriza ha servido para hacer conciencia de la comunidad universitaria, para rescatar a la BUAP”. Sánchez denunció que el hostigamiento y la persecución contra los integrantes del movimiento continúan. No obstante, llamó a los participantes en la marcha a no tener miedo, a organizarse y a mantener la unidad. “Es lo que les proponemos. Vamos a trabajar, a estudiar, a leer, a formarnos como personas cultas capaces de cambiar a este país. Nos han torturado, nos quisieron desaparecer y aun así aquí seguimos y la gente nos conocerá a partir de nuestro trabajo”, exclamó. Entrevistados después de la marcha, los estudiantes advirtieron que no confían en la investigación que inició la Procuraduría de Justicia del Estado para dar con los responsables de la represión contra 23 estudiantes. Fidel Sánchez, estudiante de la Facultad de Economía, consideró que el rector Alfonso Esparza Ortiz maneja un doble discurso, ya que mientras que el miércoles acudió a la Procuraduría para pedir el esclarecimiento de la agresión, al interior “no hace nada” para buscar a los responsables. “Ellos dicen que le piden al procurador que se esclarezca el asunto, eso sabemos que se desfasa de la política interna, porque hacia afuera piden la solución pero internamente no hay iniciada ninguna averiguación y no han hecho algo para que se pueda esclarecer”, recalcó. Prueba de ello, dijo, es que cuando estaba por iniciar la marcha se cerraron los accesos a Ciudad Universitaria (CU) para evitar que se sumaran más estudiantes a la protesta.

Comentarios