Veta PRD a líder del Congreso de Guerrero por supuestos nexos con el narco

domingo, 15 de febrero de 2015
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- La dirigencia nacional del PRD vetó al coordinador del Congreso estatal y aspirante a diputado federal, Bernardo Ortega Jiménez, por sus presuntos nexos con el narco. El actual diputado local perredista, oriundo del poblado de Tlanicuilulco, municipio de Quechultenango, bastión del grupo criminal denominado Los Ardillos que dirige su familia, fustigó a través de su cuenta personal de Facebook la decisión del comité nacional de su partido. Ortega Jiménez escribió ayer al mediodía el siguiente mensaje: “Está cabrón esto, necesita uno ser gusano para que puedas ser tomado en cuenta, lástima de mi partido PRD, compañer@s esto no termina aquí vamos pa delante, habrá más oportunidades, éxito para el 2015 candidat@s”. Luego, el diputado local perredista señalado por sus presuntos nexos con la delincuencia ?volvió a criticar el bloqueo a la candidatura a diputado federal. ?”Más allá de lo que está pasando en el Consejo Nacional de mi partido PRD, nosotros seguimos trabajando, no vamos a parar, hemos ocupamos los espacios para servirle a la gente, no a los vetos en mi partido y cada quien que pague por sus actos y culpas, soy un hombre de trabajo y compromiso”, reprochó. El cuestionado político ya había desplegado una campaña de propaganda para difundir su imagen donde daba por hecho que sería el candidato del PRD a diputado federal por el distrito 7, que abarca varios municipios de la región Centro. El diputado local perredista y titular del Legislativo en Guerrero, es hermano de Celso y Antonio Ortega Jiménez, señalados por el gobierno federal cómo líderes de la banda delincuencial Los Ardillos que opera impunemente en los municipios de Quechultenango y Mochitlan. Actualmente, sicarios al servicio de la familia Ortega Jiménez mantienen una confrontación con remanentes de la pandilla de Los Rojos por el control de los municipios de Chilapa, José Joaquín de Herrera y Chilpancingo. La brutal disputa por este corredor de droga que conecta la región Centro con la Montaña, ha provocado brotes de inconformidad social ?y el surgimiento de grupos de autodefensa donde los ciudadanos han tenido que tomar las armas para defender su vida y patrimonio ante la criminal indolencia gubernamental.

Comentarios