Eluden dar atención médica a joven atropellada en SLP

lunes, 23 de febrero de 2015
SAN LUIS POTOSÍ, SLP (apro).- Yadira Castro, joven de 17 años, cumplió un mes y medio hospitalizada sin que pueda salir de la condición de gravedad en que la dejó el conductor de un autobús de transporte de personal del grupo Senda que la atropelló el 9 de enero, a unos metros de su casa, cuando regresaba de la preparatoria. El video grabado por cámaras de seguridad en la calle Martínez de la Vega de la capital potosina, a las 4:06 de la tarde del 9 de enero, exhibe el incidente en toda su crudeza. Yadira, una mujer y un menor, descienden de un camión urbano en la esquina y se disponen a cruzar la calle, en cuyo camellón hay un letrero que indica alto total para los vehículos que doblarán hacia esta vialidad. Las tres personas van a mitad del arroyo, cuando el autobús del Grupo Senda que transportaba a empleados de la Zona Industrial, da la vuelta sin detenerse. La mujer y el niño alcanzan a dar un paso hacia atrás, pero Yadira no, por lo que es embestida por el vehículo, cuya llanta delantera le pasa por encima. El conductor reduce la velocidad, pero no se detiene, y las llantas traseras con todo el peso aplastan a la joven. El autobús sigue su camino, pero vecinos de la calle logran bloquearlo, bajan al chofer de la unidad y lo entregan a los policías mientras la joven queda tirada en la vía. El autobús placas 211-894-R del Estado de Nuevo León, lleva los logos del Servicio Industrial Potosino (SIP). El conductor Juan Francisco Valdivia Garza fue llevado al Ministerio Público, acusado de lesiones culposas y delitos contra la seguridad en el tránsito de vehículos, mientras Yadira fue llevada al hospital de la Beneficencia Española, donde la ingresaron a terapia intensiva. Unos días después, un abogado de la empresa acudió al penal de La Pila a pagar la fianza de 186 mil pesos de Juan Francisco para que pudiera enfrentar el proceso en libertad. En la audiencia siguiente, el mismo representante legal se ocupó de informar al Juez Segundo Penal, que lleva el proceso 5/2005, que a la empresa se le complicará hacerse cargo de los gastos médicos de la joven. Desde el incidente, Yadira ha estado en dos hospitales distintos y la empresa pretende trasladarla a un tercero. Se muestra renuente a cubrir las cuentas, que en la Beneficiencia Española casi alcanzaron los dos millones de pesos, y en el hospital de la Salud ya rebasan el medio millón. La cuenta de la Beneficencia fue cubierta después de las advertencias de la administración de que sacarían a la joven y una vez que el abogado de Senda optó por promover el cambio al hospital de la Salud porque con éste tienen un convenio. “Lo que vemos es que en realidad están más preocupados por resolver lo de las cuentas que porque Yadira tenga la atención que necesita”, denunció a Apro en entrevista telefónica Verónica Castro, hermana de la joven estudiante del cuarto semestre de preparatoria.En declaraciones a un noticiero de televisión por cable local, Herminia Mendoza, madre de Yadira, se quejó de la falta de atención por parte de los representantes de la empresa de transportes, que ha dejado pasar días y semanas para pagar los gastos hospitalarios y de honorarios médicos sin responder a las llamadas de los familiares y de los administradores de la clínica donde su hija permanece en estado delicado. “Les pido que tengan corazón, que se reporten al hospital, mi hija está grave, con mucho dolor, con muchas heridas, difíciles de curar. Que (hagan lo que deben) para que mi hija se siga atendiendo…una confía, una tiene fe, pero con tristeza vemos que las autoridades se van con el que puede, no con el que tiene la razón, eso es muy indignante”, lamentó. Sobre el accidente, la señora Herminia dice temer que el conductor haya querido quitarle la vida a su hija. “Sencillamente yo pienso que si ese conductor al sentir el golpe se detiene, a mi hija la hubiera empujado o aventado. Pero le pasa encima el camión”. En su desesperación, los padres de Yadira pidieron la intervención de todas las autoridades posibles: de Tránsito, Comunicaciones y Transportes, del alcalde y hasta fueron a entregar una carta a la oficina del gobernador Fernando Toranzo. Según explica la hermana de Yadira a Apro, el chofer pretendió alegar que fue la muchacha quien cometió el error de ir hablando por celular cuando cruzaba la calle. “El video es claro, eso no es cierto y sí se ve cómo van las tres personas y alcanza a Yadira que va adelante. Fuimos a la Secretaría de Comunicaciones estatal y a la delegación federal y se lavan las manos”, acusa. En la delegación de SCT les informaron que no tienen competencia en el caso porque el autobús tiene placas estatales y no federales, y en la dependencia estatal les salieron con que, como el camión tiene placas de Nuevo León, tampoco pueden intervenir. La tarjeta de circulación del vehículo, pudo constatar la reportera venció en diciembre del 2009. Y mientras el proceso judicial se encuentra en etapa de instrucción, Yadira ha sido sometida a cinco intervenciones quirúrgicas, todas de alto riesgo. Este lunes entró por sexta vez al quirófano.        Tiene una pierna, la cadera y el colon destrozados. Hace unos días, dice su hermana, el representante legal del Grupo Senda acudió al hospital, pero sólo con la intención de cambiarla a otra clínica, por segunda ocasión. “Ya estaba preparando todos los papeles, pero en el hospital no aceptaron, por el estado en el que se encuentra mi hermana. La quieren cambiar a un hospital que consideramos que no tiene la atención que ella requiere, las especialidades. Es por su conveniencia y no por mi hermana”, recalca Verónica. La angustia no termina para la familia. “Si así están ahorita con los gastos médicos, ¿qué va a pasar después? No serán las únicas cirugías que Yadira necesite, y después la rehabilitación. Ellos tienen que responder. Sabemos que las cosas no volverán a ser igual, que ella no será la misma”, lamenta la hermana de Yadira.  

Comentarios