Clamor de justicia en funeral de maestro asesinado en Acapulco

jueves, 26 de febrero de 2015
ACAPULCO, Gro. (apro).- Miembros del magisterio disidente marcharon en Chilpancingo y bloquearon la autopista del Sol durante más de tres horas para clamar por justicia tras el asesinato del profesor jubilado Claudio Castillo Peña, aparte de manifestarse en contra de la política educativa impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Los docentes reiteraron su advertencia de boicotear las elecciones argumentando que el cinismo y corrupción de los políticos es proporcional a los índices de inseguridad, violencia y marginación que se padecen en la entidad. Por su parte, en este puerto fueron liberados 106 detenidos -98 por la mañana y ocho por la noche- durante el transcurso de este miércoles, luego de una mesa de negociación entre dirigentes de la CETEG y funcionarios del gobierno federal. Sin embargo, el número no coincide con la cifra oficial informada por el gobierno federal de 112 detenidos, y también se desconoce el número exacto de manifestantes lesionados. Algunos de los docentes liberados señalaron que la mayoría de las detenciones fueron violentas y ocurrieron cuando la manifestación había sido disuadida vía el desalojo. Durante las siguientes horas las víctimas, hombres y mujeres, fueron sometidos a actos de tortura física y verbal. "Los federales nos decían: ‘Se los va a cargar la verga’, y ‘Aquí los vamos a quemar’, mientras nos golpeaban", expresó el profesor Jesús Antonio Martínez Vázquez, originario del poblado de Zumpango del Río. El docente, entrevistado afuera de la sede de la Fiscalía Regional, dijo que lleva 15 años en el magisterio y que decidió asistir a la marcha en este puerto para apoyar a sus compañeros que hoy sufren las consecuencias negativas de la reforma educativa. "Es la primera marcha en la que participo y esto fue lo que me gané", expresó el docente con voz entrecortada y la impotencia reflejada en el rostro. Mientras que la Fiscalía General del Estado (FGE) informó que integró dos averiguaciones previas, la TAB/GARCIA/01/061/2015 y TAB/CAS/01/0135/2015, por los delitos de homicidio en agravio del profesor discapacitado Claudio Castillo, y por agravios y lesiones por los hechos registrados durante el desalojo realizado por la Policía Federal (PF), respectivamente. Los mandos del grupo de federales que participaron en la acción represiva son el comisario de la PF, Uriel Mendoza, quien se identifica como “Jefe Goliat” y el titular de la Unidad de Restablecimiento del Orden Público de la misma corporación, José Luis Solís, conocido como “Comandante Espartaco”, informaron fuentes oficiales a Apro. En tanto que cerca de las 22:20, decenas de docentes congregados en el edificio conocido como exIneban, ubicado sobre la calle Universidad a cien metros de la costera Miguel Alemán, recibieron el cuerpo de su compañero, Claudio Castillo. El profesor jubilado participaba en las marchas gritando consignas y dirigiendo discursos para alentar a los participantes a sumarse a la exigencia de justicia y castigo para los responsables de la masacre de los 43 normalistas de Ayotzinapa y las protestas en contra de la reforma educativa. "¡No has muerto camarada, tu muerte será vengada!", lanzaron hombres y mujeres con lágrimas en los ojos durante un acto lleno de indignación, rabia y coraje que estremeció los corazones de este gremio, uno de los más numerosos en la entidad y que hoy se encuentra de luto. Los miembros del magisterio realizaron una ceremonia privada para honrar la obra y memoria del profesor Claudio Castillo Peña, donde estuvieron presentes sus familiares. El desalojo realizado por la PF, que provocó la muerte del profesor jubilado y la represión a la protesta del magisterio que exige certeza laboral y la regularización del pago de salarios, luego de que el gobierno federal desconoció más de 12 mil plazas docentes y administrativas en la entidad, se perfila a una agudización de la crisis política y social que se vive en la entidad desde hace cinco meses, cuando se registró la masacre y desaparición de normalistas en Iguala. Previamente, a las 11:00 de este miércoles, cerca de dos mil cetegistas partieron en marcha del zócalo de Chilpancingo y, dos horas después, llegaron al punto conocido como el Parador del Marqués, donde bloquearon los cuatro carriles de la autopista del Sol. Durante la marcha, los manifestantes responsabilizaron al gobierno federal de la represión de ayer, señalando que el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, no se presentó a una reunión pactada con anterioridad para resolver el conflicto generado desde principios de este año por el desconocimiento de más de 12 mil plazas de docentes y administrativos en la entidad. Al respecto, los cetegistas reiteraron su exigencia de respeto a los derechos de los trabajadores que fueron afectados por el programa de conciliación de nómina entre el gobierno estatal y federal, consecuencia de la reforma educativa. En su discurso, los miembros de la CETEG señalaron que el caso del profesor Claudio Castillo es el primer deceso provocado por esta reforma educativa, y advirtieron nuevamente que van a boicotear el proceso electoral. A pesar de que dirigentes de las diferentes facciones que conforman la CETEG se responsabilizan mutuamente por exponer a los trabajadores a la brutalidad policiaca, varios docentes que fueron reprimidos señalaron que fue decisión de la base trabajadora permanecer bloqueando el bulevar de Las Naciones ante la indiferencia del subsecretario Luis Enrique Miranda. Los manifestantes desbloquearon la autopista del Sol cerca de las 16:00, luego de que un grupo de policías federales arribó al lugar, pero la acción de los docentes impidió que se registrara otro desalojo. No obstante, el magisterio disidente advirtió que seguirá protestando en las calles para exigir justicia por el caso Ayotzinapa y la regularización de las plazas que desconoce el gobierno federal y que fueron entregadas en su mayoría durante las administraciones del exgobernador y actual senador priista René Juárez Cisneros y durante el interinato del defenestrado Ángel Aguirre Rivero.