Habitantes de Petaquillas exigen retiro de tropas del Ejército

martes, 3 de febrero de 2015
PETAQUILLAS. Gro., (apro).- Habitantes de esta población emplazaron al gobierno federal a retirar a las tropas del Ejército que desde ayer sitiaron la población. Los pobladores liberaron hoy a las cinco de la mañana la carretera federal México-Acapulco, después de que el comandante de la 35 Zona Militar, Raúl Gámez Segovia, se comprometió a respetar el libre tránsito de la policía comunitaria, que asumió el control de la seguridad en esta comunidad. A pesar de ello, la circulación en la vía federal se restableció oficialmente dos horas después, cuando fueron retiradas barricadas instaladas en distintos puntos la carretera. No obstante, esta mañana se registró nuevamente un altercado entre militares y pobladores de esta comunidad, luego de que soldados detuvieron a un grupo de 15 policías comunitarios en las inmediaciones de Tierra Colorada, cabecera municipal de Juan R. Escudero. Los guardias comunitarios regresaban a Xaltianguis, municipio de Acapulco, después de acudir a respaldar el movimiento generado en Petaquillas, en contra de El ejército y a favor de la guardia comunitaria que desde el sábado tomó el control de la seguridad. Cerca de las 08:30 horas, volvieron a repiquetear las campanas del pueblo, los habitantes que apenas estaban descansando se congregaron en la plaza principal, donde les informaron sobre la detención de los guardias comunitarios. Enseguida, tomaron la decisión de retener a un grupo de militares que pertenecían apostados en la entrada del pueblo y se reeditó la historia de ayer, donde ciudadanos lanzaron gritos y reproches al Ejército por su presunta complicidad con la delincuencia. Los militares nuevamente fueron cercados por los indignados pobladores, que condicionaron la libertad de los soldados a cambio de que los guardias comunitarios de Xaltianguis fueran liberados. Después de minutos de tensión, autoridades castrenses ordenaron la liberación de los policías comunitarios y de esta forma, los habitantes de Petaquillas dejaron que se fueran los militares que se desplazaban a bordo de ocho unidades artilladas. Los soldados se replegaron a un kilómetro de distancia al norte de Petaquillas, donde se ubica un retén conformado por más de 300 policías federales y estatales en las inmediaciones de la capital de la entidad. Al respecto, el coordinador del operativo de la policía comunitaria en el municipio de Chilpancingo, Salvador Alanís Trujill, reprochó la actitud de los autoridades federales que, aseguró, "no quieren que Petaquillas tenga seguridad". Por ello, insistió en señalar que esto demuestra que el gobierno está coludido con el narco y exigió al Ejército que se vaya a los municipios de Quechultenango y Mochitlán, donde opera la banda de “Los Ardillos”. Advirtió que habitantes de esos municipios controlados por el narcotráfico están pidiendo el ingreso de la policía comunitaria para restablecer el orden. Ante estos hechos que mantienen en tensión a la ciudadanía, Alanís Trujillo anunció que ahora ya no sólo demandarán el respeto a la policía comunitaria, sino exigirán el retiro de las tropas del Ejército en las comunidades del municipio de Chilpancingo.