Tras nevada, casi imposible el rescate de cuerpos momificados

jueves, 12 de marzo de 2015
CHALCHICOMULA DE SESMA, Pue. (apro).- Las nevadas que trajo el frente frío 41 complicaron los planes para rescatar los cuerpos momificados de alpinistas localizados en el Pico de Orizaba, al grado de que las autoridades y grupos de recate advierten que la misión podría ser ya imposible. De acuerdo con grupos de alpinistas, se presume que los dos cadáveres --que podrían ser tres-- habrían quedado enterrados bajo alrededor de cuatro metros de nieve, luego de la nevada que se registró la madrugada de este jueves, lo que dificulta aún más las labores para bajarlos. Además, señalaron las fuentes, se pronostica que en las siguientes horas continúe este mismo clima, por lo que podría aumentar la capa de nieve que cubre los cuerpos momificados. Representantes de Protección Civil estatal y municipal, así como del grupo Rescate Alpino AC, sostendrían una reunión para evaluar las condiciones, pues ya antes de las nevadas era riesgoso para los participantes de esta incursión llevar a cabo la maniobra a una altura de 5 mil 270 metros sobre el Pico de Orizaba. “Ya como están ahora las condiciones, los rescatistas tendrían que trabajar al menos un mes y en condiciones bastante difíciles, pero aún es posible que la situación se siga complicando por otras nevadas en los próximos días”, explicó la fuente, “por eso estamos viendo que sería mejor dejar los cuerpos allá arriba”. Hasta ahora se ha confirmado que son dos los cuerpos momificados que se encuentran en una zona conocida como El Chichimeco, pero se presume que más abajo, en el mismo espacio, podría estar un tercer cadáver. El alpinista Luis Espinosa Ruiz asegura que los cuerpos corresponden a tres de sus compañeros que participaron en una excursión realizada al Citlaltépetl el 2 de noviembre de 1959. Relató que en esa ocasión un alud cubrió a cuatro de los siete participantes: Juan Espinosa Camargo, Enrique García Romero, Manuel Campos y Alberto Rodríguez. Como sobreviviente de ese percance, Espinosa Ruiz contó que junto con otro de sus compañeros, Darío Huesca y Marco Antonio Fernández Romero, pudieron rescatar en ese entonces únicamente el cuerpo de Alberto Rodríguez, mientras que los otros tres quedaron enterrados en la nieve. Una de las evidencias clave para identificar los cuerpos como los participantes en la expedición del 59, es que Enrique García Romero, alias “La Calavera” y líder del grupo, llevaba puesto un suéter rojo, que según los que subieron al Pico de Orizaba es precisamente la ropa que lleva puesta el primer cadáver localizado.

Comentarios