Renuncia Fasci a candidatura del MC por alcaldía de Monterrey

viernes, 13 de marzo de 2015
MONTERREY, N.L. (apro).- Aldo Fasci Zuazua renunció hoy a su candidatura a la alcaldía regia por el partido Movimiento Ciudadano (MC), al afirmar que “no hay condiciones para participar” en una contienda en la que el sólo se convertiría en una comparsa. El 3 de febrero había puesto punto final a 24 años de militancia en el PRI, al considerar que el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz se había adueñado del partido y había impuesto como candidatos a personas afines a sus intereses. Como priista, Fasci fue secretario de Seguridad Pública estatal, subprocurador de Ministerios Públicos en la entidad, candidato a diputado federal y dirigente municipal del partido en esta capital. Después de despedirse aquella vez del PRI, anunció su candidatura por MC y, aunque las campañas empezaron el viernes 6, no tuvo arranque ni actos entre colonos. El político dijo que, si continuaba en la contienda podría favorecer a otros candidatos, al atraer votos que otro necesitaría aunque, según sostuvo, él era el más reconocido entre los aspirantes. Además, la ciudad está tan deteriorada que tendría que comprometerse con obras que no cumpliría, señaló. “Las condiciones en las que está la ciudad nos va a obligar a los candidatos a hacer un montón de promesas que no se van a poder cumplir. No quiero entrar en una campaña en la que empecemos a decir cosas que luego van a ser mentira”, dijo. Ejemplificó, sin mencionarlo por su nombre, con el aspirante priista Adrián de la Garza, exprocurador que se comprometió a crear una nueva policía para Monterrey. Desde su experiencia, Fasci dijo que para conseguir este propósito, de la Garza Santos tendría que emplear 25% del presupuesto de 4 mil millones de pesos anuales de la ciudad, lo que le dejaría escaso margen para maniobrar en otras urgencias de la capital. Los candidatos actualmente prometen repavimentar toda la ciudad, pues sus calles, abandonadas por el municipio, están prácticamente destruidas. Luego explicó que el partido MC, que lo lanzó para esta contienda, tiene una estructura reducida, lo que complicaría su trabajo proselitista. “Es mejor bajarse a tiempo y no hacer el ridículo. Porque el ridículo se puede hacer por uno: ganar y no cumplir lo prometido; dos: convertirte en apoyo o comparsa, y tres: definir quién va a ganar. Las tres están mal”. Aunque renunció a la candidatura, afirmó que no regresará al PRI, y acotó que continuará en el trabajo político, denunciando los malos gobiernos y en un futuro quizás respalde a alguno de los candidatos rumbo a las elecciones locales del 7 de junio.