Dan prisión preventiva a presuntos agresores del cantante Alfredito Olivas

lunes, 2 de marzo de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Un juez de Garantía de Parral declaró legal la detención de los tres presuntos responsables del atentado contra el cantante Alfredito Olivas y les dictó prisión preventiva hasta que se resuelva su situación jurídica, por lo que fueron trasladados al Cereso número 4. Los detenidos son Jesús Fernando y Adrián Ramírez Rodríguez, así como Octavio Guirado Ochoa, quienes son acusados de los delitos de homicidio calificado, tentativa de homicidio y lesiones calificadas. El Ministerio Público presentó ante el juez las pruebas que recabó, así como declaraciones de testigos presenciales que llamaron al sistema de emergencia de la Policía Ministerial quienes aseguraron que los culpables viajaban en una camioneta Jepp Comander. También indicaron que dos de los hombres eran delgados, uno llevaba cachucha y otro vestía una camisa de cuadros azules y rojos. Asimismo, el MP presentó los resultados de la prueba de radizonato de sodio practicada a los detenidos, misma que arrojó que los imputados tenían restos de plomo y bario en la ropa y radizonato de sodio en las manos, por lo que presumen su culpabilidad. Chocan versiones del ataque Horas antes de la resolución del juez, alrededor de 200 alumnos de la Universidad Politécnica Nacional del Estado de Chihuahua en Parral, acompañados por maestros, se manifestaron afuera de la Fiscalía, para solidarizarse con dos de los detenidos. La directora del plantel, Marina Jocabed Alvídrez, dijo que fueron a pedir a las autoridades que realicen un proceso justo, transparente, para que salga la verdad. Por su parte, Faustino Ramírez Alvarado, padre de dos de los acusados –Jesús Fernando y Adrián Ramírez Rodríguez– acusó a la Fiscalía General del estado de incurrir en diversas irregularidades para “presentar resultados” y aseveró que sus hijos son inocentes. Ramírez Alvarado, quien es maestro de Educación Física en Parral, aseguró que sus hijos estuvieron en el lugar y día equivocado. Según la versión que sus hijos dieron a su abogado, acudieron al concierto con un amigo, tres amigas y Luis Octavio Guiardo Ochoa –también detenido– porque este último fue organizador en la venta de boletos. Sus hijos, siguió, estuvieron en la zona VIP porque Homero Salcido, propietario de La Hacienda e inspector de Alcoholes del ayuntamiento de Parral, les obsequió una mesa en ese lugar. Cuando escucharon los disparos, todos se tiraron al piso y uno de los lesionados cayó junto a una de las amigas de sus hijos, luego se apresuraron a salir del lugar. “Nos hablaron a nosotros y nos dijeron que hubo disparos en el concierto pero que no me fuera a alterar que estaban bien. Fueron a los dogos de ‘El Lic’ y ahí la joven que se asustó se dio cuenta de que se le había olvidado su saco en el lugar del concierto y ahí traía su celular. Les dijo que la llevaran por favor por él”, relató Ramírez Alvarado. Fue supuestamente cuando regresaron por el saco que sus hijos fueron detenidos. “Fueron aprehendidos cuando regresaban al salón, se devolvieron todos, si hubieran sido ellos ¿cómo se iban a regresar y con las muchachas? Si ellas ven que ellos hicieron algo, de tontas se regresan. Había muchos soldados afuera vigilando, eso dijeron ellos”, agregó el profesor. Aseveró que las jóvenes que iban con sus hijos y con Guirado Ochoa, rindieron su declaración y negaron que ellos hubieran participado en el atentado. Incluso, una de ellas refirió que los agentes del Ministerio Público le aseguraron que sus amigos ya se habían declarado culpables, pero ellas lo negaron. Dijo que hay suficientes testigos para demostrar que el edificio fue resguardado por agentes policiacos y militares y a pesar de ello, no dieron los verdaderos responsables. Ramírez Alvídrez señaló que sus estudian dos carreras, entresemana asisten a la Universidad Pedagógica Nacional del Estado de Chihuahua campus Parral y los sábados estudian Derecho en el Centro Cultural Universitario (CCU) en el Valle de Allende. “Uno de mis hijos iba a presentar prácticas de la UPN el miércoles, en el Cereso, porque estudió para maestro con personas con necesidades especiales, con adicciones y otras. Fueron al evento como cualquier otro joven, estuvieron en el lugar equivocado y como estamos viviendo estos tiempos son muy difíciles pues les tocó a ellos”, subrayó.