Candidato priista exige a Roberto Madrazo definir "si está en el Verde o en el PRI"

viernes, 20 de marzo de 2015
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El virtual candidato del PRI a la alcaldía del municipio de Centro, Evaristo Hernández Cruz, exigió al exgobernador Roberto Madrazo que defina si apoyará a su partido o al PVEM que dirige su hijo Federico Madrazo Rojas en la entidad. En los comicios del próximo 7 de junio los tabasqueños elegirán 17 presidentes municipales y 35 diputados locales, pero el municipio de Centro, donde se ubica esta capital, es la cereza del pastel, porque el ganador automáticamente se perfilará como fuerte aspirante para la gubernatura en 2018. Hernández Cruz –que ya fue alcalde de Centro de 2007 a 2009, en el primer trienio del gobierno de Andrés Granier Melo– alzó la voz ante la imparable desbandada que sufre el PRI por la “imposición” de candidatos, que de inmediato son “cachados” por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM). En su mayoría, los desertores del Revolucionario Institucional son “madracistas”, quienes al no conseguir candidaturas se han refugiado en el PVEM, que ante su escasa presencia electoral en el estado automáticamente los designa como abanderados. Los priistas acusaron de “traidor” al dirigente estatal del partido, Erubiel Alonso, porque supuestamente ha provocado las rupturas para que Roberto Madrazo “refunde” al PRI en el PVEM. El dirigente estatal de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), José Dolores Espinoza May, incluso tachó de “dictadorcillo” al líder estatal priista y lo acusó de “vender” al PRI. Lorena Beaurregard de los Santos, exdiputada federal y local, y aspirante a la alcaldía de Centro, fue más allá y lo calificó de “cínico y mentiroso”. La semana pasada Evaristo Hernández comentó que ya había “acordado” con los exgobernadores el apoyo para su candidatura, entre ellos Roberto Madrazo. Para probarlo, sus colaboradores subieron a las redes sociales una fotografía supuestamente “reciente” donde aparece abrazado con el exgobernador. De inmediato, Madrazo lo desmintió a través de su cuenta twitter. “Esa foto del 2014 no significa un acuerdo. Reitero no existe compromiso con @EvaristoHdzCruz”, escribió en un primero tuit, y un segundo añadió más contundente: “Él afirmó tener acuerdos conmigo para la unidad de su candidatura. Eso es FALSO”. Evaristo reculó y explicó que la fotografía era de diciembre pasado, cuando salía de las oficinas de Madrazo en la ciudad de México, y que desde entonces no había tenido acercamientos ni diálogo con el llamado maratonista de Berlín. Observó que en su twitter Roberto Madrazo nunca dijo que no lo apoyaba, pero le exigió que ya definiera “si está en el Verde o está en el PRI, porque tenemos que ser muy claros todos”. “Está en su derecho de apoyar al PRI o al PVEM”, remachó. La urgencia de Hernández Cruz es porque el PVEM, en alianza con el PAN, lleva como abanderada común para la presidencia de Centro a la diputada local experredista Rosalinda López Hernández. Rosalinda –acusada de unirse a lo “más negro” del madracismo, enemigo histórico del PRD– es esposa del verdecologista presidente del Tribunal Superior de Justicia de Chiapas, Rutilo Escandón, y hermana del senador del partido Movimiento regeneración Nacional (Morena), Adán Augusto López, ambos cuñados de Humberto Mayans Caníbal, exsecretario de Gobierno de Granier, senador priista con licencia y encargado del gobierno federal de la Frontera Sur. No obstante, Evaristo Hernández Cruz tendrá que cruzar todavía la aduana de la impugnación que la exdiputada Lorena Beurregard presentó ante las instancias del partido y después ante los órganos electorales, por el “desaseado” proceso interno priista. La exlegisladora, que durante dos años ocupó la secretaría de la gubernatura con Andrés Granier Melo, se inconformó porque, reveló, en una reunión con la dirigencia nacional del PRI en el Distrito Federal se informó a seis aspirantes a la alcaldía de Centro que “el bueno” era Evaristo Hernández, sin haber sido nominado conforme a la convocatoria y por la asamblea de delegados que se realizará en abril. Denunció que el tricolor también ha desconocido la equidad de género en las candidaturas para las diputaciones locales y regidurías, y aunque la legislación local no lo contempla, las mujeres priistas también exigen ser abanderadas para la mitad de las 17 alcaldías. Las damas priistas siguen como ejemplo lo ocurrido en el estado de Morelos, donde el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió que la equidad de género también aplica en las candidaturas para las alcaldías. “No es posible que el propio PRI sea el principal enemigo de la reforma que impulsó nuestro presidente, para lograr la equidad de género en la política”, recriminó Lorena Beaurregard. El desgajamiento priista en Tabasco es de tal magnitud que dirigencias municipales renuncian en masa para sumarse al PVEM, como sucedió en el municipio de Centla por la “imposición” del exdiputado local Óscar Castillo Moha para la alcaldía.

Comentarios