Detienen a tres presuntos implicados en crimen de panistas en Chihuahua

viernes, 10 de abril de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La Fiscalía General del estado (FGE) informó que tres sujetos fueron aprehendidos como presuntos responsables del asesinato de Martín Colmenero Ledezma y Francisco Aguilar Siller. Los cuerpos de los dos jóvenes panistas fueron localizados el 21 de marzo pasado en una brecha del Libramiento Oriente, en esta ciudad. Cuatro días después del hecho, el fiscal de la Zona Centro, Sergio Almaraz Ortiz, dijo que se había tratado de un crimen pasional con "tintes homosexuales", lo que indignó a legisladores locales y federales por Chihuahua que incluso exigieron su destitución. De acuerdo con el fiscal general, Jorge Enrique González Nicolás, los sujetos aprehendidos anoche –Luis Beltrán García, Marcial Palma Chávez y Edwin Palma Torres– habrían participado en el asesinato de los dos jóvenes por un problema con una vivienda. Informó que de acuerdo con las investigaciones, Colmenero recibió una llamada de uno de los detenidos, quien lo citó en la casa localizada en la calle Ghana número 9548, residencial El León, propiedad de una prima de aquel. El 21 de marzo, Martín Colmenero y Francisco Aguilar acudieron a esa dirección y, según las indagatorias, en el lugar se encontraban tres personas ingiriendo bebidas alcohólicas. Durante más de una hora Colmenero discutió con ellos por un asunto personal y luego les pidió que desocuparan la casa. La reunión se salió de control y uno de los tres moradores dispararon contra los jóvenes que habían llegado minutos antes. Los ataron de pies y manos, los amordazaron y luego los subieron a un vehículo Chevrolet Spark blanco de modelo reciente, propiedad de Martín. Los cuerpos fueron abandonados más tarde en una brecha del Libramiento Oriente. Las autoridades rastrearon las tarjetas de crédito de Martín Colmenero que los homicidas usaron después en la ciudad de Parral. A partir de ahí realizaron un rastreo cronológico de los movimientos realizados. Además aseguraron los videos de cámaras de vigilancia de los negocios en los que se utilizó la tarjeta bancaria, e identificaron a los sujetos que hicieron los movimientos y un vehículo Lincoln Navigator oscuro de modelo reciente en el que viajaban. Los agentes también entrevistaron a testigos que tuvieron contacto directo con los agresores, los cuales realizaron retratos hablados con las características físicas, principalmente del conductor. Con las evidencias recabadas, los videos y el comportamiento telefónico de las víctimas, la policía logró detectar los desplazamientos que realizaron los presuntos homicidas y dieron con el domicilio particular ubicado en la calle Ghana número 9548. Posteriormente indagaron en las inmediaciones del domicilio hasta encontrar a los presuntos homicidas, a quienes aseguraron dos vehículos automotores, un arma de fuego calibre .223 abastecida y objetos de sus víctimas. En su declaración ante el Ministerio Público, los tres confesaron su participación en el crimen, en presencia de un defensor público. En conferencia de prensa, el fiscal general precisó que Luis Carlos Beltrán García disparó a cada una de las víctimas en dos ocasiones con un arma calibre .38. Luego, Marcial Palma Chávez les quitó sus celulares, carteras, dinero en efectivo e identificaciones, así como las llaves de una camioneta Toyota Hilux propiedad de Martín Colmenero, que recogieron del exterior del despacho ubicado en la calle 13. Edwin Palma Torres, el tercer implicado, condujo los vehículos de Colmenero hacia Parral y posteriormente los vendieron en Durango por 50 mil pesos, que fueron depositados en una cuenta bancaria. El pasado 26 de marzo, cinco días después del doble asesinato, los legisladores locales y federales por Chihuahua exigieron la destitución del fiscal de la Zona Centro, Sergio Almaraz Ortiz, luego de que éste ofreció detalles de la investigación del crimen. El fiscal le dio un giro de 180 grados a la indagatoria, pues de seguir inicialmente la línea del crimen organizado, pasó a circunscribirla en un asunto pasional. El 25 de marzo dio a conocer que la línea de investigación que seguían era la presunta homosexualidad de las víctimas y que incluso uno de ellos tenía tres parejas. “En Chihuahua el mensaje es: después de muerto viene el desprestigio, se pierde la dignidad y el buen nombre”, dijo la diputada federal Rocío Reza Gallegos, en un pronunciamiento ante la Cámara de Diputados. Agregó: “Esperé a que la autoridad competente resolviera y esclareciera un hecho que lastima profundamente a la juventud de Chihuahua y al Partido Acción Nacional, sin embargo, a tan sólo unos días, el fiscal Zona Centro da una versión por demás absurda en una rueda de prensa, violentando Ley de Atención y Protección a Víctimas u Ofendidos del Delito del Estado de Chihuahua”. Por ello, en una reunión los dirigentes panistas en el estado acordaron pedir que la Procuraduría General de la República (PGR) que atrajera el caso de los asesinatos y que se destituya a Almaraz Ortiz.