Amparan a usuarios de Metrobús en Puebla; exhiben servicio caro y deficiente

lunes, 20 de abril de 2015
PUEBLA, Pue. (apro).- Habitantes de San Bernardino Tlaxcalancingo obtuvieron un amparo que obliga al gobierno estatal a retirar una de las alimentadoras de la línea uno de la Red de Transporte Urbano Articulado (RUTA) o Metrobús. De acuerdo con el abogado Lucio Ramírez Corona, dentro del juicio 1218/2013 que llevó el Juzgado Sexto de Distrito, los usuarios del transporte pudieron demostrar que el servicio que presta el gobierno estatal resulta caro y deficiente. Con ese amparo los habitantes asestaron un golpe al gobierno de Rafael Moreno Valle, pues ahora tendrá que devolver las 22 concesiones de la ruta Nacozari –operada por la misma comunidad de Tlaxcalancingo, de origen náhuatl– que fueron sacadas de circulación cuando entró en operación el Metrobús. Ramírez explicó que el juicio fue interpuesto por un comité ciudadano que recabó alrededor de mil 500 firmas de habitantes de la región de Tlaxcalancingo, Cacalotepec y Santa Isabel Cholula, afectados por el nuevo servicio que empezó a operar en 2013. El abogado precisó que al entrar en operación el RUTA, el costo del transporte se incrementó de 5 a 7 pesos y el tiempo de espera en ese servicio es de mínimo media hora, además de que se impide a los habitantes de la región rural abordar las unidades con los bultos que acostumbran llevar para vender sus cultivos en la capital. Desde que entró en operación la ruta uno del Metrobús, los usuarios han denunciado que el servicio afectó a la población de las colonias más pobres de la zona conurbada. Hace apenas unos días el gobierno de Moreno Valle puso en operación la ruta dos del RUTA, que también ha generado protestas por la mala planeación, ya que las alimentadoras no son suficientes para trasladar a los miles de usuarios de las colonias del sur de la ciudad. Durante toda la semana denunciaron a través de las redes sociales y en los medios de comunicación que los tiempos de espera fueron de hasta dos horas para abordar una unidad, además que tuvieron que caminar de uno a cuatro kilómetros para tomar la troncal porque no había rutas alimentadoras. Esto ha generado largas filas y aglomeraciones, y que muchos poblanos lleguen tarde a sus trabajos y escuelas. Ramírez Corona advirtió que los habitantes de las colonias del sur del estado también podrían recurrir al amparo para defenderse de las afectaciones que ha generado la entrada en operación del metrobús en esa zona, pues igual resulta ineficiente y más costoso que el servicio transporte sustituido.  

Comentarios