Después de ser sustraída por la Interpol, Alondra Luna regresa a su casa

miércoles, 22 de abril de 2015
GUANAJUATO, Gto., (apro).- Alondra Luna Núñez, la adolescente a quien agentes de la Interpol y Policía Ministerial Federal se llevaron por la fuerza el pasado jueves 16 de la telesecundaria Sor Juana Inés de la Cruz, se reencontró hoy con sus padres después de haber permanecido casi una semana en Houston, Texas. Nerviosa y agitada, la menor contó cómo terminó la historia que la llevó a esa ciudad estadunidense para entrar en la vida de una mujer que pretendía reconocerla como la hija que perdió en 2007. Dorotea García Macedo aseguraba que Alondra Luna era la niña que su expareja había llevado a México años atrás. “Le pedí a Dorotea que me hiciera la prueba de ADN porque yo no iba a estar en paz”, contó Alondra en un salón del hangar del gobierno estatal, en el aeropuerto internacional de esta ciudad, donde la esperaban sus padres Gustavo Luna y Susana Núñez, y su hermano más pequeño. Afuera, en la sala de arribos de la terminal aérea, tíos, primos y abuelos de Alondra alzaban con impaciencia varias pancartas para mostrarlas en cuanto apareciera la menor: “Alondra, tu familia te espera con amor”, “Alondra, bienvenida a Guanajuato”. El pasado jueves 16, agentes de la Interpol y Policía Ministerial Federal se presentaron en las instalaciones de la telesecundaria Sor Juana Inés de la Cruz, donde estudia la joven de 14 años. Ahí, apuntó, “me enseñaron un papel donde decía que mi mamá estaba en Estados Unidos. Un acta de nacimiento, unas fotos, y les dije que no era yo… La agente decía que era una psicóloga, y me llevaron”. En ese momento, dijo, reaccionó con coraje porque “me estaban separando de mis papás”. Un día después, luego de ser entregada a Dorotea García Macedo –residente en Texas– por una juez civil de Michoacán que resolvió indebidamente un procedimiento de restitución internacional de la menor, Alondra viajó a Estados Unidos supervisada por la Interpol e ingresó al vecino país con la visa y documentos de Alondra Díaz, la hija desaparecida de Dorotea. “Yo le dije a la juez que me hicieran pruebas de ADN, se lo dije y ella no quiso. Pensé que ya no iba a regresar, que me iba a quedar allá porque la juez de Michoacán no quiso que se hiciera la prueba”, subrayó. Sus padres Gustavo y Susana fueron hasta Los Reyes con documentos y fotografías que la acreditaban como su hija. “La juez no admitió nada… no pude ni meter las manos”, dijo el padre –aficionado al boxeo– a los funcionarios del gobierno del estado a quienes pidió ayuda. En Houston, Alondra grabó en video un mensaje para hacerlo llegar a sus padres en Guanajuato. “Me llevaron a hacer un recorrido por Houston… el lunes nos hicimos la prueba. Sólo me dijo que me cuidara mucho si resultaba que no era su hija”, lo cual se confirmó. Cuando ambas supieron el resultado, Dorotea García “me pidió disculpas por lo que había hecho”, relató. El vuelo de Houston arribó alrededor de las 11:30 de la mañana. Alondra y sus padres aparecieron ante los medios de comunicación varias horas después, debido a que esperaron la llegada del gobernador Miguel Márquez Márquez para reunirse con él. La familia pidió el apoyo del mandatario estatal el pasado domingo 19, en una protesta efectuada en la caseta de la autopista Guanajuato-Silao. En respuesta, la directora del Instituto de Atención al Migrante Guanajuatense, Susana Guerra Vallejo, se puso en contacto con los padres y los acompañó a hacer diversas gestiones ante la Secretaría de Relaciones Exteriores. Esta madrugada, funcionarios de la Cancillería notificaron a Gustavo y Susana vía telefónica que el examen de ADN que le fue practicado a la menor –solicitado por ella misma– aclaró todo. Sentado junto a Alondra, su padre pidió comprensión a los medios, pues lo único que quería la familia es llegar a casa y estar con ella. “Todo estuvo mal desde el principio… pero ya está aquí, está bien, bien”. Susana, la madre, añadió: “Desde que mi hija nació nunca le he quitado la mirada de encima… siempre la tendrá, nunca bajaré la guardia”. Los padres informaron que el lunes 20 presentaron una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que ya fue admitida, por lo que el organismo revisará el proceder de las autoridades involucradas en este caso, dado que se violaron los derechos humanos de la menor y su familia. Sobre el caso, abogados consultados por Apro precisaron que hubo varios yerros cometidos por las autoridades mexicanas. En tanto, el gobernador Miguel Márquez reveló que se ha pedido revisar el procedimiento al interior de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). Según los abogados, debió ser un tribunal de Guanajuato, y no uno de Michoacán, el que conociera del procedimiento, debido a que en este lugar reside Alondra, además de que tenía que aplicarse elementos objetivos de comprobación de la identidad, así como una preparación psicológica antes de proceder al traslado de Alondra a Houston, entre otros aspectos.  

Comentarios