Renuncia delegado de Semarnat por caso Dragon Mart

viernes, 24 de abril de 2015
CANCUN, Q. Roo (apro).- Raúl Omar González, una de las figuras clave en la aprobación de los permisos para la construcción del Dragon Mart, renunció como delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semanart). Tras la clausura de las obras del Dragon Mart, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) señaló a González Castilla como parte de los funcionarios que permitieron daños al medio ambiente en el predio “El Tucán”, en donde se planeaba la construcción del recinto ferial, ubicado entre Cancún y Puerto Morelos. A través de un comunicado de prensa se dio conocer esta tarde que González Castilla “anunció su renuncia por motivos personales como delegado en Quintana Roo de la Semarnat”. “Presentó su renuncia formal a partir del 1 de abril por razones de tipo personal al cargo de Delegado en Quintana Roo de la Semarnat, que venía desempeñando desde el 27 de febrero de 2013”, precisa el comunicado. Sin embargo, no precisó por qué hasta ahora dio a conocer su renuncia. El ahora exfuncionario federal, que previamente se desempeñó como titular de la Secretaría de Medio Ambiente de Quintana Roo (SEMA), anticipó que “hará una breve pausa en su desempeño profesional” pero que “está valorando una importante propuesta para un nuevo encargo”. Tras clausurar, el 26 de enero, el terreno en donde se realizaron las primeros obras del Dragon Mart, la Profepa solicitó formalmente a la Semarnat que investigue y suspenda de sus cargos a los funcionarios en Quintana Roo que dieron el aval para la construcción del megaproyecto comercial. Asimismo, la Profepa pidió al gobernador Roberto Borge y al alcalde de Benito Juárez, Paul Michel Carrillo, iniciar los procedimientos administrativos para cancelar las autorizaciones que las autoridades estatales y municipales otorgaron a los promotores del Dragon Mart. Cuando González Castilla era titular de SEMA, el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental (Inira) del gobierno del estado autorizó la manifestación de impacto ambiental (MIA) del Dragon Mart, en septiembre de 2012. Y cuando fue delegado de la Semarnat, organismo ambientales lo señalaron de no exigir permisos federales en materia de impacto ambiental a los promotores de la Dragon Mart. Precisamente, “por alterar el equilibrio ecológico en la zona, al devastar 149 hectáreas y violar el uso de suelo”, la Profepa determinó clausurar de manera definitiva las obras de construcción del controvertido complejo comercial. Con González Castilla son dos funcionarios que caen tras la clausura del Dragon Mart, pues el 26 de febrero fue destituida como delegada de la Profepa Ludivina Menchaca, militante del PVEM y cercana al exgobernador Félix González Canto. En su lugar fue designada Carolina García Cañón, también del PVEM y de las llamadas diputadas “juanitas” de la LXI Legislatura.

Comentarios