Riña en penal de Cancún deja 30 reos heridos

domingo, 26 de abril de 2015
CANCÚN, Q. Roo (proceso.com.mx).- Un enfrentamiento entre presos del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún, en pleno día de visita, dejó un saldo de 30 heridos de los cuales 16 requirieron hospitalización. Elementos de la Policía Preventiva Estatal (PPE) tardaron más de dos horas en controlar a los reos y emplearon gases lacrimógenos que afectaron a unos 30 visitantes, entre mujeres y menores de edad. [gallery type="rectangular" ids="402437,402438,402445"] El director del Cereso, Virgilio Morales Herrera, dijo que el saldo de este enfrentamiento es de 30 internos lesionados; 14 fueron leves y atendidos en la enfermería de cárcel y 16 trasladados al hospital general “Jesús Kumate Rodríguez” de la Secretaría Estatal de Salud (Sesa). Dos presos quedaron bajo observación. De acuerdo con versiones extraoficiales, un grupo indeterminado de presos aprovechó la confusión para darse a la fuga; algunos fueron recapturados, pero hasta el momento la Secretaría de Estatal Seguridad Pública no ha precisado el número de reos recapturados. Decenas de familiares de los internos fueron evacuados durante la riña, e incluso elementos estatales y de Bomberos intervinieron para sacar a niños y bebés. Morales Herrera indicó que el enfrentamiento “se originó durante un partido de futbol” y en él participaron internos de las secciones “I”, donde se concentran los procesados por delitos del orden federal y la población de reos comunes. “Es importante dejar claro que se trató de una riña entre reos, no de un amotinamiento contra las autoridades de la prisión”, destacó el militar retirado. El funcionario carcelario indicó que el enfrentamiento ocurrió en día de visita y que por ello se “dio prioridad a la protección de los familiares de los reos, entre los que había mujeres, niños e incluso bebés”. “Fueron retirados en cuestión de minutos y ninguno resultó lesionado. Los paramédicos sólo atendieron a algunas mujeres por crisis nerviosa”, explicó. Versiones extraoficiales indican que por lo menos 30 visitantes, entre mujeres y niños, resultaron afectados por los gases lacrimógenos que la Policia Estatal usó para someter a los presos. De acuerdo con el alcaide, durante el enfrentamiento entre internos se usaron piedras, palos, varillas y “puntas” que son fabricadas por los reclusos, pero no hubo disparos de armas de fuego.