Veracruz: El zoológico de la muerte

lunes, 11 de mayo de 2015
XALAPA, Ver. (apro).- La muerte de dos leones en menos de un mes tiene los reflectores puestos sobre en el zoológico ‘Miguel Ángel de Quevedo’ ubicado en el Parque Viveros del Puerto de Veracruz. Y es que a los largo de sus 48 años de existencia se han registrado una decena de decesos de animales, la mayoría de ellos como resultado de las malas condiciones físicas y materiales del zoológico. En un recorrido por el inmueble, éste luce descuidado, las condiciones en que viven los animales son precarias e insalubres. Además, salta a la vista la falta de personal especializado. A pesar de ello, las autoridades municipales, encabezadas por el priista Ramón Poo, pretende convertirlo en un pequeño “zoológico regional”, con únicamente aves y mamíferos de la región, algo así como una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) en grande, explican empleados del lugar. El pasado domingo falleció Adir, un león africano de tres años y medio que estaba por cumplir dos meses en dicho sitio. El felino murió al complicarse la operación quirúrgica a la que fue sometido por una infección en una pata propiciada por las malas condiciones del lugar. En medio de la intervención quirúrgica, le sobrevino un infarto. Antes, el 7 de abril, también perdió la vida la leona ‘Gina’. Las autoridades municipales prácticamente no movieron un dedo para atenderla con el pretexto de ya estaba “vieja”. Otros dos leones ‘Gimbo’ y ‘Leo’ también se encuentran enfermos. En comunicados, los responsables del manejo animal en el ayuntamiento priista han expresado mil pretextos para justificar la constante muerte de especies silvestres. Apenas en diciembre del año pasado, murió “Moro” una pantera onca (mejor conocida como jaguar) por causas que no quedaron del todo claras. En junio del 2013 falleció la tigresa “Garritas”. Ese día, el Comité de Defensa y Bienestar Animal (Codeba) acusó una presunta negligencia en el tratamiento de un padecimiento congénito (peritonitis infecciosa), que no era causa real para la muerte del felino. La hermana de “Garritas” de nombre “Vera” aún vive. "Tragedia imperdonable en el zoológico Viveros de Veracruz muere “Garritas” por negligencia, una de las tigritas nacidas en cautiverio, advertimos que el ejemplar debía ser trasladado de emergencia debido a su estado de salud, más el Ayuntamiento desatendió la petición”, consignó el comunicado. “Preciosa”, madre de “Garritas” comparte jaula con “Vera” pero se le observa enferma y con lesiones en la cadera ante la indiferencia de atención en el zoológico Miguel Ángel de Quevedo. También en el 2013 pereció el mono aullador “Andy”. Empleados del zoológico se quejaron con los medios de que el mamífero perdió la vida a causa de un cuadro crítico de deshidratación que padecía desde hace tres semanas y que los directivos del zoológico no atendieron “correctamente”. En dicho zoológico aun sobrevive “Lito”, otro mono aullador de 4 años de edad. En ese mismo año, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) decomisó 92 ejemplares de vida silvestre en dicho zoológico por no acreditar su legal procedencia, por incurrir en violaciones a la Ley y desacatar disposiciones ordenadas por esta autoridad. Los elementos de Profepa irrumpieron en el “Parque Viveros” durante la madrugada, aseguraron que el operativo obedecía a denuncias ciudadanas que derivaban desde 12 de septiembre del 2012, fecha en que la dependencia federal ya había ordenado al “Miguel Ángel de Quevedo” acreditar la procedencia legal y posible situación de maltrato de 211 ejemplares de vida silvestre. “Las autoridades encargadas del parque zoológico hicieron caso omiso al aviso de esta procuraduría federal, se le comunicó al zoológico de la resolución administrativa derivada de la inspección, la cual contempla el decomiso de ejemplares de vida silvestre, una sanción económica y la inscripción al Padrón de Infractores de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)”. De esta inspección se desprendieron faltas a la Ley ambiental vigente, ya que los administradores del Zoológico no acreditaron la legal procedencia de 211 ejemplares y entre los que destacan: tigre, león, puma, tigrillo, tortugas dulceacuícolas, serpientes, armadillo, mapache, diferentes aves, entre otros. Las irregularidades no fueron subsanadas o solventadas en su totalidad, por lo cual se emitió la resolución administrativa donde se determinó que el Parque Zoológico Botánico “Miguel Ángel de Quevedo” de Veracruz cometió las infracciones siguientes: no acreditar la legal procedencia de 161 ejemplares; no cumplir con la construcción de la barda perimetral; y no actualizar su plan de manejo. La administración del zoológico notificó en aquel entonces a la Profepa de la muerte inexplicable –por el momento- de 5 animales, entre los que se encuentran un basilisco, un halcón aplomado, dos martuchas y un loro nuca amarilla. La Profepa contempló multar a dicho zoológico, así como proponer su inscripción en el Padrón de Infractores de Vida Silvestre, el cual no permite que la SEMARNAT le otorgue nuevas autorizaciones en materia de vida silvestre, después de que el gobierno del Estado y el ayuntamiento priista intervinieron, los animales fueron regresados al puerto de Veracruz.