Niega obispo intereses económicos por control de colegios católicos

martes, 12 de mayo de 2015
CAMPECHE, Camp. (apro).- El obispo José Francisco González rechazó que el conflicto con el cura polaco Sebastián Korczak, rector de los colegios Instituto Mendoza y Fray Angélico –que administra la orden de los Salvatorianos–, tenga como origen intereses económicos. Sin entrar en detalles, el jerarca reveló que desde enero pasado envió una carta al superior de los Salvatorianos para reportarle “algunas cosas que debían ser corregidas, pero no hizo caso, creyó que eran infundios, pero yo tenía que advertirlo…”. Al dar a conocer la postura de la Diócesis sobre el conflicto, González insistió que la semana pasada planteó a Korczack la necesidad de que dejara la rectoría del colegio Fray Angélico “por algunas cosas que estaban sucediendo. Tengo la comunicación por chat y él dijo que el lunes entregaría”, dijo. Añadió: “Después abundaron versiones que no corresponden a ese primer diálogo. Se dijo que por ambición de un servidor, pero yo no he recibido dinero, ni pretendo, de esa administración de los colegios diocesanos, ni sé cómo está. Es culpa de omisión mía no saber cómo está esa administración porque soy el presidente del consejo”. Reiteró que expuso a Korczack la razón por la que le pedía su separación de la rectoría del colegio Fray Angélico. Él “la entendió y después la tergiversó”, subrayó. Respecto del convenio que el obispo Ramón Castro, su antecesor, estableció con los Salvatorianos para la administración de los dos colegios por 50 años, aclaró que el documento establece ese lapso únicamente para el cuidado de la parroquia de San José Obrero, no de las escuelas. Luego respondió a la rebeldía del clérigo religioso, cuya actitud calificó como “un golpe bajo, poco leal y poco valiente”, citando diversos artículos del Derecho Canónico, “que por cierto otro polaco difundió: el Papa Juan Pablo II”. De igual manera, mencionó que los artículos 675 y  678 del Derecho Canónico ordenan “la sumisión que el religioso le debe guardar al obispo”, y el 696 habla de “la expulsión de los religiosos cuando incurren en la desobediencia”. También aludió al 1371, “cuando persisten en la desobediencia”, y el 1373, “cuando siguen incurriendo por interés personal”. En tanto, en las redes sociales se desató una ola de ataques contra Korczak, quien mantiene su postura de permanecer en el cargo hasta recibir la orden de sus superiores, y los usuarios lo exhibieron como presunto acosador sexual de las jóvenes preparatorianas del plantel que dirige.

Comentarios