Tras asesinato de taxista, exigen seguridad al gobernador de Querétaro

lunes, 18 de mayo de 2015
QUERÉTARO, Qro. (apro).- Antes de partir hacia el panteón, familiares y colegas de Rubén Briones Gaona, el taxista asesinado el sábado 16 en esta capital, dirigieron el cortejo fúnebre a las oficinas del gobernador José Eduardo Calzada Rovirosa. La carroza con el cuerpo de Briones Gaona avanzó por la calle 5 de Mayo hasta la esquina con Pasteur, a un costado del Palacio de Gobierno, mientras varios taxistas hacían sonar los cláxones de sus unidades. En los vidrios de los vehículos plasmaron sus reclamos por la inseguridad en el estado, que autoridades y medios de comunicación locales han preferido ocultar. “¡Ya estamos cansados de la inseguridad!”. “¿Dónde está la seguridad? ¡No más asaltos!”. “Sr. Gobernador ¿dónde está la justicia?”. “Más seguridad Calzada. Queremos justicia”, decían los mensajes. Los inconformes continuaron por las avenidas Constituyentes y Corregidora hasta el panteón El Cimatario, donde finalmente sepultaron a Rubén Briones Gaona, quien dejó tres hijos. “Yo me encuentro ahorita sin nada, en ceros, me encuentro mal moralmente. Él era nada más trabajador, no percibía ninguna prestación. Vivíamos al día y a veces ni al día, porque muchas veces él juntaba la cuenta para la gasolina, pero él no traía nada para nosotros, la situación era muy precaria”, destacó la esposa de la víctima, María Guadalupe Servín Arredondo. Según la mujer, las autoridades no le han proporcionado información sobre el crimen de su marido, aunque sabe que se llevará un proceso en la Procuraduría General de Justicia del estado. Luego lanzó: “El gobernador es una persona corrupta, porque esto no puede estar pasando en este estado. Ya no hay seguridad para las personas que se ganan su dinero honradamente, él (Rubén) no hacía nada a nadie, no dañaba a nadie, vivíamos al día. Que (el gobernador) atienda o si no que deje su cargo, porque no llena los zapatos para estar en un lugar así. Que deje dirigir a una persona que sea capaz de hacer justicia y de llevar bien un estado para nosotros, para nuestros hijos, nuestros esposos, que salgan a trabajar con seguridad. Yo soy una persona muy humilde, pero pido justicia para mi esposo, para mis hijos, para su madre y para toda su familia”. En tanto, taxistas consultados coincidieron en la necesidad de contrarrestar la inseguridad en el estado ante el incremento de asaltos y agresiones en su contra. Enrique Arroyo Piña, secretario de actas y acuerdos del Sindicato Único de Taxistas Operadores y Concesionarios del estado de Querétaro, informó que en los últimos meses se han dado tres asaltos que han terminado de manera fatal. De manera adicional expuso que de 2014 a la fecha suman alrededor de 50 asaltos, pero la mayoría de taxistas, subrayó, opta por no denunciar. Algunos taxistas que participaron en la protesta portaban propaganda del PRI porque, según dijeron, es una imposición del gobierno a los dirigentes de sus agrupaciones.