Familiares de desaparecido en Guanajuato exigen a la PGJE intensificar búsqueda

lunes, 25 de mayo de 2015
CELAYA, Gto., (apro).- A mes y medio de su desaparición, familiares de Alejandro González Salazar, miembro de la red Jóvenes por México e integrante de la campaña de Fernando Bribiesca, exigieron a la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) intensificar la búsqueda del joven celayense ante el temor de que hubiera caído en manos del crimen organizado. Alejandro, de 28 años de edad, desapareció la noche del 11 de abril en Villagrán, a donde acudió a una boda en el balneario Villagasca. Una mujer a quien preguntó cómo regresar a Celaya, después de concluido el evento, fue la última persona que lo vio. Cuatro días después las autoridades hallaron calcinado su automóvil Jetta color hueso (placas de circulación GMT 1704) en la comunidad El Romerillo. Como parte de la red Jóvenes por México, González Salazar se había integrado a la campaña del candidato de la coalición PRI-PVEM-Nueva Alianza a la alcaldía de esta ciudad, Fernando Bribiesca, una semana antes de su desaparición. Según los familiares, hasta ahora no han recibido una sola llamada para solicitarles rescate. Los padres de la víctima, quien impartía clases en una secundaria del municipio de Acámbaro, presentaron una denuncia en el Ministerio Público que quedó asentada en el expediente 5924/2015. Luego de entrevistarse con el procurador Carlos Zamarripa Aguirre, informaron que el funcionario les asignó un investigador para dar seguimiento al caso y trabajar en la búsqueda del joven priista, sin que a la fecha haya avances, señalaron a Apro. De manera extraoficial, personal de la PGJE dijo a los familiares que una de las líneas de investigación apunta a los guachicoleros (ladrones de combustible) de la zona, algunos de los cuales pudieron haber sido sorprendidos por el joven en su trayecto a esta ciudad mientras ordeñaban algún ducto. Aquellos expresaron su inquietud porque la desaparición del promotor de campaña de Fernando Bribiesca ocurrió en un periodo en el que se registraron otras seis desapariciones –en un lapso de 22 días– en esta zona del sur del estado, así como por el hecho de que en esa misma semana se hallaron por lo menos otros tres vehículos calcinados. Pero hay casos de mayor antigüedad, como el de José Luis y Antonio, desaparecidos desde 2013 y cuya camioneta también se encontró totalmente calcinada, además de otros tres jóvenes que murieron calcinados en Juventino Rosas, en diciembre de ese mismo año. Para los familiares de Alejandro, las autoridades han sido evasivas en cuanto a los delitos colaterales cometidos por los guachicoleros que operan en el estado, por lo que pidieron información clara sobre las líneas de investigación que se siguen en torno del caso de su hijo, y también solicitaron la intervención del Ejército y de la Procuraduría General de la República (PGR). Mientras tanto, mantienen una campaña en redes sociales para pedir apoyo en la búsqueda y localización del joven, y el pasado jueves 21 hicieron una misa en su honor en un templo de esta ciudad.

Comentarios