Se entrega policía acusado de asesinar a grafitero

lunes, 4 de mayo de 2015
SAN PEDRO CHOLULA, Pue. (proceso.com.mx).- El subdirector de Seguridad Pública de este municipio, Yahir Mote, se entregó anoche a las autoridades para responder a los señalamientos que lo ubican como responsable del asesinato de un joven grafitero. Los hechos se registraron la madrugada del domingo, cuando el hoy fallecido Ricardo Cadena Becerra, de 18 años, su hermano y otro joven salieron de un bar en el barrio de Santiago Mixquitla y pintaron paredes con un gis. Según la versión del hermano, cuya identidad se reserva porque es menor de edad, pasada la media noche un grupo de policías los comenzó a perseguir. El joven corrió de nueva cuenta al bar donde bebían, pero los policías lo alcanzaron y sacaron entre golpes y empujones para subirlo a una patrulla. Relató que ya cuando estaba arriba del vehículo pudo escuchar un disparo, sin tener la certeza de lo que había ocurrido con su hermano. De acuerdo con la versión que han dado a conocer los familiares de Cadena Becerra, el cuerpo de joven quedó tendido en la calle 3 Norte con un disparo en la nuca, por lo que asumen que el policía le disparó cuando huía. Guadalupe Becerra López, madre del joven asesinado, pidió actuar contra el responsable de este crimen. Reconoció que grafitear es una falta, más no justifica el homicidio de su hijo. “No era la forma en la que se debía haberlo tratado, de quitarle la vida, aunque él faltó al grafitear… pido que esto no se quede así impune, ellos, los policías están para protegernos y no para que le quiten la vida a los demás", reclamó. Además, denunció que los uniformados mantuvieron incomunicado por varias horas a su otro hijo, pese a que es menor de edad. El subdirector de Seguridad Pública es señalado como el autor del disparo y desde la madrugada del domingo se mantuvo prófugo. Alrededor de las once de la noche, fuentes del Ayuntamiento dieron a conocer que Mote se había entregado y que hasta esta mañana aún rendía su declaración. Cabe recordar que apenas en marzo, el Congreso de Puebla aprobó una reforma al Código de Procedimientos Penales para incrementar las sanciones contra los grafiteros. La pena aprobada es de hasta seis años de cárcel. Es considerado “delito grave” sin derecho a fianza en caso de que el bien afectado sea histórico o arqueológico. La propuesta original del diputado panista Eukid Castañón, uno de los hombres más cercanos al gobernador Rafael Moreno Valle, era imponer hasta 12 años de prisión a quien fuera sorprendido realizando “pintas” o daños a inmuebles considerados patrimonio cultural. En su momento, la reforma fue criticada por algunos diputados que consideraron que aumentar las penalidades contra el grafiti sólo buscaba criminalizar la protesta pública y acabaría con incrementar la presencia de jóvenes en las cárceles.

Comentarios