Adopción por parte de gays "va contra la ley divina": diputado priista

lunes, 15 de junio de 2015
GUANAJUATO, Gto. (apro).- El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso estatal, el diputado priista Felipe de Jesús Orozco García, rechazó la posibilidad de adopción por parte de parejas del mismo sexo, pues según argumentó “va contra la ley divina”. El legislador fue entrevistado acerca de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que abre la puerta a los matrimonios entre personas del mismo sexo en el país, al declarar inconstitucional cualquier ley en los estados que prohíba este tipo de uniones, pues consideró discriminatorio vincular las preferencias sexuales a los requisitos del enlace civil. Esta jurisprudencia fue publicada por mandato de la SCJN en el Semanario Judicial. “Soy muy respetuoso de lo que resolvió la Corte, ahí no le veo mucho problema… pero el problema está cuando quieren adoptar”, alertó. Luego entró en detalles sobre “el problema”: “¿Qué dirá el niño en la escuela, el bullying que le harán? Oye, ¿tu mamá se llama Paquito y tu papá se llama Javier? ¿Qué bullying van a tener los que son los niños de estos matrimonios’; he ahí donde no se le encuentra la cuadratura”. El presidente de la Comisión de Derechos Humanos también dijo que aunque tiene muy clara su postura sobre los matrimonios gay, la expresará siempre y cuando el Congreso local deba “bajar” la decisión de la Corte y legislar al respecto. No obstante, sí insistió en que para él es inadmisible que una pareja homosexual tenga opción para adoptar hijos. “En lo que yo nunca podría estar de acuerdo es en que un matrimonio del mismo sexo esté adoptando a niños que no pueden decidir por ellos mismos, y que posteriormente serían causa de bullying… ¿o qué le dirán a los demás compañeros, yo tengo dos papás o tengo dos mamás?”, machacó. Luego el legislador priista comentó que este tema “será cuestión de analizarlo más, de tener foros de consulta, que se pronuncie al respecto la Suprema Corte… y ahí también iríamos en contra de la ley divina, que dice que el hombre nacerá, crecerá, se reproducirá y morirá, y creo que hasta el día de hoy dos hombres todavía no pueden procrear”.