Identifican a cuatro civiles muertos en emboscada en Apatzingán

jueves, 18 de junio de 2015
APATZINGÁN, Mich. (apro).- Cuatro de los cinco civiles que murieron el martes pasado en la emboscada contra la Fuerza Ciudadana (FC) en un rancho de Apatzingán eran empleados de una empresa dedicada a la compra-venta de chatarra. De acuerdo con sus deudos, las víctimas son: Ulises Ruiz, Benjamín Orobio, René Hernández, Raúl Tapia Almanza, los dos primeros vecinos de Nueva Italia, Múgica, y los otros dos de Uruapan. El quinto civil fallecido sigue sin ser identificado. Sobre los dos policías caídos en los mismos hechos, las autoridades estatales no han dado a conocer sus nombres, no obstante, fuentes allegadas a la Fuerza Ciudadana comentaron que los nombres de los uniformados eran Samuel (no se saben sus apellidos) y Juan Carlos Manera Zarco, de 33 años. El ataque fue la madrugada del pasado martes en las inmediaciones del rancho “La Fortaleza Anunnaki” ydejó en total siete muertos, dos policías y los cinco civiles, además de seis oficiales heridos: José Luis Ríos Morales, de 35 años; Francisco Javier Tinoco Pérez, de 34; Luis Antonio Barajas Meraz, de 39, y José Uriel Ríos Morales, de 35, todos ya canalizados al Seguro Social de Charo, en Morelia. La zona donde se registró la emboscada, registra un intenso despliegue de elementos del Ejército mexicano y de la Policía Federal, que buscan a los agresores y creen se ocultan en el cerro cercano a El Alcalde. El personal castrense y de la PF ha colocado puestos de revisión en entradas y salidas del rancho “La Fortaleza de Anunnaki”, que fuera propiedad de Nazario Moreno, “El Chayo” fundador de los Caballeros Templarios, abatido en marzo de 2014. El ataque contra policías estatales se produjo cerca de las 01:00 horas cuando transitaban sobre el camino de terracería hacia El Alcalde. Ahí, fueron emboscados desde lo alto de un cerro, según testimonios recabados por el reportero, por al menos 50 hombres fuertemente armados, que habrían utilizado lanzagranadas calibre .40 milímetros y barret calibre 50 milímetros. Los hombres se encontraban parapetados esperando el paso de los vehículos oficiales y particulares, y abrieron fuego contra ellos. Uno de los vehículos volcó y se incendió con dos elementos de la Fuerza Ciudadana en el interior. Otros dos policías estatales, identificados sólo como los oficiales Nájera y Flores, fueron reportados como desaparecidos, presuntamente levantados por los agresores, que además quemaron dos patrullas así como los vehículos particulares. El miércoles pasado, el secretario de Gobierno de la entidad, Jaime Esparza, sólo confirmó la desaparición de una agente de la Fuerza Ciudadana, pero no dio más detalles. Hasta ahora no se ha reportado la captura de ningún agresor ni personas sospechosas, por lo que los operativos continuarán.