Directora de guardería en Celaya obligaba a niñas a comer su vómito

martes, 2 de junio de 2015
CELAYA, Gto. (apro).- La directora de la estancia infantil “Taller de Caramelo” de Sedesol, María Dolores Laguna Almaraz, fue vinculada a proceso penal por lesiones calificadas, luego de ser denunciada por las madres de dos niñas de 2 y 3 años, quienes la acusaron de maltratar a sus hijas dentro de la guardería y obligarlas a comer, incluso, su propio vómito. Una de las mamás debió ser atendida médicamente mientras el Ministerio Público detallaba los hechos, lo que incluso llevó a que el juez suspendiera por unos minutos la audiencia celebrada hoy en el juzgado de oralidad penal de Juventino Rosas. El juez Jesús Delgado Ojeda consideró que el MP presentó suficientes datos de prueba para que la directora sea enjuiciada por lesiones calificadas, lo que agrava la sanción prevista por el Código penal. Además, el juez determinó suspender provisionalmente a la directora en el ejercicio de su profesión, lo que incluso ordenó sea notificado a la Dirección de Profesiones de la Secretaría de Educación. También dictó medidas cautelares por las cuales la denunciada tiene prohibido acercarse, comunicarse o convivir con las menores, sus padres y con la maestra que atestiguó el maltrato a una de las niñas, en hechos registrados el 14 de mayo. Para garantizar la reparación del daño y como una medida cautelar, el juez señaló que la inculpada deberá cubrir un monto de 10 mil 400 pesos como reparación a una de las menores, y 7 mil 200 a la otra, en un plazo no mayor a dos meses. Por ahora continuará la investigación complementaria hasta la siguiente etapa del proceso, que será en cuatro meses. La madre de una de las niñas denunció públicamente a la directora María Dolores Laguna, directora de la estancia de Sedesol ubicada en avenida Tecnológico, luego de que notó a su hija extraña y asustada cuando fue a recogerla a la estancia, y encontró manchas de vómito en su ropa. Al pedir explicaciones, la directora aseguró que la menor no había comido bien porque no le gustó el menú de ese día. Sin embargo, al salir la madre con la pequeña de dos años, fueron alcanzadas por una maestra, quien desmintió la versión de la directora y detalló que ésta metió la cuchara con alimento a la fuerza en la boca de la niña y, cuando ésta vomitó, la obligó a ingerir la sustancia, misma que recogió del piso. Además de presentar daño psicológico, los informes médicos de los peritos incluyeron el hallazgo de manchas rojizas en el costado izquierdo, presuntamente provocadas por palmadas fuertes que le infligió Laguna Almaraz a la niña. A raíz de esta denuncia pública, otra madre de familia acudió al MP a reportar que también su hija, de 3 años, sufrió maltrato y fue obligada a comer por la directora, por lo que se inició proceso por ambos casos.