Niega Profepa daños en ríos chiapanecos por plantas extractoras

martes, 23 de junio de 2015
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) descartó alguna contingencia ambiental en ríos y cuerpos de agua de la entidad por el vertido de desechos químicos provenientes de plantas extractoras de aceite de la palma africana. El lunes 22, el diario Reforma destacó que ambientalistas y ganaderos denunciaron que el vertido de desechos tóxicos a lagunas y ríos por parte de una procesadora de palma de aceite ha ocasionado severos daños en Campeche y la zona limítrofe con Tabasco y Chiapas. Según los denunciantes, en cuestión de cinco años Palma Tica, una empresa de origen costarricense, ha alterado el uso de suelo en terrenos de cultivo de arroz y ganadería, y perjudicado una extensión de selva donde habitaban jaguares y otras especies. Los quejosos acusaron que los desechos químicos de dos plantas extractoras de aceite de la palma africana habían provocado el exterminio de diversas especies acuáticas en el río La Pasión, en el municipio guatemalteco de Sayaxché, y amenazan con envenenar, río abajo, la cuenca del Usumacinta de lado mexicano. Este martes, en un comunicado, la Profepa rechazó las aseveraciones al basarse presuntamente en resultados de los análisis realizados por laboratorios acreditados públicos y privados. Según la dependencia federal, de acuerdo con los criterios de Conagua, el río se encuentra dentro de los parámetros de “aceptable” a “excelente calidad”, no presentando características de que esté siendo afectado por descargas de origen industrial o agrícola. Lo anterior se desprende de los resultados preliminares obtenidos el viernes 12, realizados por el Organismo de Cuenca Sur de la Conagua y el Laboratorio de Química del Medio e Industrial SA de CV (LAQMISA). La dependencia destacó que ante la supuesta contaminación del Usumacinta, ocasionada por la planta extractora “El Pato”, ubicada 105 km aguas arriba en la localidad de Sayaxché, representantes de diversas instancias efectuaron un recorrido a lo largo de este cuerpo de agua en el tramo de Benemérito de las Américas-confluencia con el río La Pasión. La acción tuvo lugar el pasado 12 de junio con el propósito de realizar la toma de muestras. Por México participaron la Conagua, Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), Secretaría de Marina (Semar), LAQMISA, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Protección Civil y gobierno de Chiapas. Y por Guatemala participó el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap). La Conagua realizó la toma de muestras en los siguientes puntos: aguas arriba sobre el río Usumacinta 100 m antes de la confluencia con el río La Pasión; en la confluencia del Usumacinta y La Pasión, y aguas abajo 500 m después de la confluencia de ambos ríos. Por su parte, el laboratorio LAQMISA realizó nueve muestreos en cuatro puntos: población Benemérito de las Américas; aguas arriba sobre el Usumacinta 100 m antes de la confluencia con La Pasión; en la confluencia del Usumacinta y La Pasión, y aguas abajo 500 m después de la confluencia de ambos ríos. Los parámetros incluyeron, entre otros, ph, oxígeno disuelto, conductividad eléctrica, coliformes fecales, sólidos sedimentables, demanda bioquímica de oxígeno, sólidos suspendidos totales, nitrógeno total, nitratos, nitritos, fósforo total, grasas y aceites, metales pesados y 30 compuestos organofosforados, entre ellos malation. Y según los criterios de evaluación de Conagua, el río se encuentra dentro de los parámetros de “aceptable” a “excelente calidad”, no presentando características de que esté siendo afectado por descargas de origen industrial.  

Comentarios