Renuncian académico y abogada tras humillar a indigente en Ensenada

sábado, 25 de julio de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Pedro Quezada Vázquez, director académico de la Universidad Xochicalco en Ensenada, y la abogada adscrita a la Defensoría Pública de Baja California, Verónica Casillas Romero, renunciaron a sus cargos tras difundirse hace días una fotografía en la cual aparecen junto con otras personas humillando a un indigente. Verónica Casillas Romero, una abogada defensora del gobierno del estado, renunció a su cargo después de que la imagen se volvió viral en las redes sociales. Casillas Romero era trabajadora de la Defensoría Pública de Ensenada, Baja California desde el 2008, y este jueves presentó su renuncia con “carácter de irrevocable”, según informó la subsecretaria para Asuntos de Justicia de la Secretaría General de Gobierno, Lizbeth Mata. La polémica imagen en la que la exdefensora pública aparece con un grupo de personas, sonriendo, y aparentemente burlándose de un indigente sin camisa a quien le colocaron una soga en el cuello, fue difundida esta semana y de inmediato generó indignación en las redes sociales. En la foto aparecían la exfuncionaria y el académico de la Universidad de Xochicalco campus Ensenada, Pedro Quezada Vázquez. La fotografía, enviada de forma anónima por un ciudadano al portal Plex, fue tomada en la zona turística de Ensenada; una de las personas que aparece en la foto sujeta del cuello con una cuerda a un indigente. La imagen fue tomada en la zona de discotecas de dicha ciudad, en las calles Primera y Ryerson, precisó el portal. El portal Change.org había iniciado una petición para destituir al director académico de la Universidad Xochicalco, Pedro Quezada. El académico argumentó que nunca fue "partícipe activo de los hechos que se observan". "Me separo del cargo que venía desempeñando en esta institución, para aclarar mi situación ante la sociedad y esta institución. "Manifiesto que por ningún motivo apruebo mi conformidad ante tales circunstancias. La imagen fue tomada en la vía pública, en la cual, como todo ciudadano, en el lugar inadecuado en el momento inadecuado, por lo cual no es posible realizar imputación directa ante tal hecho. "Remito la presente para los efectos legales a que haya lugar", indicó Quezada en su carta de renuncia.

Comentarios