Llevan protesta hasta la residencia oficial de Javier Duarte; exigen su renuncia

lunes, 10 de agosto de 2015
XALAPA, Ver. (apro).-Tras nueve días de indiferencia oficial ante el cúmulo de protestas y plantones por los asesinatos del fotoperiodista Rubén Espinosa y de la activista Nadia Vera, unas mil personas decidieron trasladar los actos de repudio a la residencia donde pernocta y ocasionalmente tiene juntas de trabajo el gobernador Javier Duarte. Activistas, académicos de la Universidad Veracruzana (UV), ambientalistas, estudiantes y comunicadores se concentraron frente al número 302 de la calle 24 de Febrero, en la colonia 2 de Abril, para gritar consignas en contra del mandatario priista y exigir su renuncia. Los manifestantes colocaron una ofrenda floral en la entrada trasera de la residencia oficial y en la entrada principal. Además, colocaron cartulinas de consigna: “Fuiste tú”, “Javier Duarte, fuiste tú”, “Ni perdón ni olvido, castigo a los asesinos”. Sobre la placa que da la bienvenida a la “Casa Veracruz”, periodistas depositaron flores blancas y colocaron retratos tanto de Rubén Espinosa como de Nadia Vera. El acto de protesta partió de la plaza Lerdo –renombrada plaza Regina Martínez por Espinosa Becerril–, transitó por Viaducto, Enríquez, Revolución y 20 de Noviembre, hasta llegar a la residencia oficial de Duarte de Ochoa. Ahí, los elementos de ayudantía y custodios del mandatario priista prefirieron guarecerse en el interior del inmueble, mientras cámaras monitoreaban el copioso número de inconformes. La marcha, que arrancó con 500 personas, se multiplicó media hora después, ya que diversos ciudadanos y estudiantes se fueron sumando en los alrededores de la calle Enríquez y Revolución. Otros ciudadanos que ni siquiera conocieron a Rubén y Nadia portaron cartulinas con la siguiente leyenda: “¿Y si la siguiente fueran tus hijos, tu esposa, tu hermano… seguirías diciendo que en Veracruz no pasa nada? El acto de protesta fue presidido con una lona negra con los rostros de Espinosa y de Vera, así como la leyenda que ya circula de forma viral en redes sociales: “Sabemos quién fue”, en alusión a los cuerpos de la SSP estatal. “Mancera, no protejas a Javier Duarte”, “Montano, guarura de Duarte” y “la libertad de expresión es un pase a la muerte”, eran algunas de las consignas que los manifestantes y activistas gritaron durante el trayecto de la marcha. Los periodistas de Xalapa y de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río se sumaron a la convocatoria de protestas para conmemorar los nueve días del cruento asesinato, y lo hicieron vestidos de blanco, portando una flor (para exigir paz) y con máscaras de papel con el rostro de Rubén Espinosa. “Libertad de expresión, alto ya a la represión”, fue otra de las consignas de los compañeros del fotoperiodista de Proceso y Cuartoscuro. En el acto de protesta, Norma Trujillo, de La Jornada Veracruz, leyó un comunicado en el que recordó que Espinosa dio un “grito de auxilio” que no fue escuchado en las altas esferas de gobierno ni en las organizaciones protectoras de periodistas: “Ni lo vieron ni lo oyeron”, sentenció. Trujillo expuso que hoy en el gremio hay luto por el dolor de ver partir a un fotoperiodista que fue incómodo al poder, que le gustaba denunciar la corrupción, pero sobre todo exigir justicia para los compañeros asesinados. “Gritó ‘estoy aquí, no quiero ser el siguiente’, lo dijo ante diputados y autoridades… nadie lo escuchó”, deploró. Otros activistas recordaron que desde 2012 han sido atacados sistemáticamente por autoridades y policías de la SSP, quienes los han detenido sin motivo alguno, los han golpeado, intimidado y amenazado. “Al día de hoy el hostigamiento no ha cesado; por el contrario, aumenta, es más duro, más directo desde el fin de semana del brutal asesinato. La SSP, Fuerza Civil, los ministeriales, los policías vestidos de civil rondan nuestras calles, nuestros barrios, vigilan nuestras casas, nos toman fotos. “Elementos de la Fuerza Civil han detenido a compañeros sin motivo para llevarlos a los separos y amedrentarlos por horas, fuera de proceso, sin cargos. Así andamos, con el aguijón de la amenaza tras la nuca”, expresó Edith, una de las activistas. En la marcha fueron visibles varios investigadores y académicos de la UV, quienes aseguraron que ya “la sociedad está harta de la violencia, la represión y de una administración estatal que va a la deriva”.  

Comentarios