Se queja Javier Duarte de "linchamiento mediático" por caso Narvarte

lunes, 31 de agosto de 2015
XALAPA, Ver. (apro).- Al cumplirse un mes del multihomicidio ocurrido de la colonia Narvarte del Distrito Federal, donde perdieron la vida el fotoperiodista Rubén Espinosa y la activista chiapaneca Nadia Vera, el gobernador Javier Duarte se quejó del “linchamiento mediático” del que ha sido objeto. En rueda de prensa matutina, el priista lamentó que se haya hecho “un juicio a priori de mi persona”. Más aún, se desmarcó: “Ni lo hice, ni lo mande a hacer”. “El avance de las investigaciones que desarrolla la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal PGJDF en el caso Narvarte, ha mostrado que se hizo un juicio a priori de mi persona”, atajó. Luego Duarte detalló que a raíz de la detención de un expolicía, a quien se investiga en torno a su presunta participación en el crimen, los hechos van esclareciéndose y va saliendo la verdad a la luz pública. Ayer por la noche, Rodolfo Ríos Garza, titular de la PGJDF, anunció la captura del expolicía capitalino Abraham Torres Tranquilino, de 24 años y uno de los presuntos involucrados en el crimen. El funcionario agregó que Torres Tranquilino fue sentenciado en 2011 por tortura y ejercicio indebido del servicio público a cuatro años y ocho meses de prisión. Sin embargo, aclaró, salió en libertad condicional el 29 de octubre de 2012. En su defensa, Duarte comentó que “por más legítimas que sean las causas, por más justas y transparentes que parecieran ser las banderas que algunos enarbolan, cuando no se tiene la razón, simplemente no se tiene”. El gobernador aseguró que hubo un linchamiento público en contra de su persona en el que participaron escritores e intelectuales, lo que cobró aún mayor resonancia por tratarse de su investidura y no de un ciudadano común. “Si fuera solamente un ciudadano, que lo soy en lo personal, no tendría mayor agravio, ya que tengo claro en mi conciencia que no tengo nada que ver en este caso, pues ni lo hice ni lo mandé a hacer, como en ninguno de los otros que se relacionan con lamentables incidentes en los que han privado de la vida a trabajadores de medios de comunicación”, se quejó. Sin embargo, advirtió, “soy el gobernador de Veracruz y represento la honorabilidad de toda una sociedad y eso sí me agravia”. Por separado, el fiscal general Luis Ángel Bravo aseguró que ya ningún servidor público ha sido llamado a declarar por el multihomicidio de la Narvarte, razón por la que el cuadernillo de colaboración y las distintas declaraciones ya fueron enviados a la Ciudad de México, incluyendo la declaración del mandatario estatal. En su mensaje matutino Duarte de Ochoa destacó que en su declaración refrendó su disposición personal y la de su gobierno para colaborar y coordinarse con las autoridades del Distrito Federal para el esclarecimiento del caso. “El gobierno de Veracruz ha entregado toda la información que obraba en su poder relacionada con este tema a la Procuraduría capitalina. Prueba de ello es haber declarado como testigo, situación que me coloca como el primer gobernador que acude a rendir una declaración ministerial ante una autoridad de una administración local”, argumentó. En seguida, justificó: “Lo hice porque tengo la conciencia limpia, porque no tengo nada que ocultar, porque soy un hombre de bien y que todos los días trabajo con determinación y mucha energía en favor de la sociedad a la que represento”.

Comentarios